Durante años la comunidad inmigrante ha luchado por hacer valer sus derechos, muy pronto podrían tener representación oficial 

La supervisora Nora Vargas propuso la creación de una Oficina del Condado de San Diego para Asuntos de Refugiados e inmigrantes. 

Vargas dijo en conferencia que la oficina es necesaria para que el gobierno local incluya a todas las comunidades e individuos, independientemente de su origen o procedencia.

La propuesta cuenta con el apoyo del Consorcio de los Derechos de los Inmigrantes de San Diego, que es la coalición que aglutina a todas las 82 organizaciones de derechos humanos, y también con el apoyo del presidente del consejo de supervisores, Nathan Fletcher.

Nora Vargas recordó que “durante décadas la comunidad inmigrante ha sido blanco de la retórica, y ahora como la primera supervisora inmigrante en el condado de San Diego quiero asegurarme de que tengamos un ambiente más acogedor para todas las personas, independientemente de su procedencia”.

“Es tiempo de hacer un cambio en un sistema que no fue creado para nosotros (los inmigrantes) y así hacer que el gobierno trabaje para todos”, comentó.

Dijo que el condado de San Diego debe ser líder en el uso de recursos para la comunidad inmigrante pues es un bastión multicultural, internacional y multilingüe.

También apoya la creación de esa oficina la organización de Servicios Familiares Judíos (JFS), que es el rostro de docenas de organizaciones que ayudan a los inmigrantes que viven en San Diego y a los que piden asilo en el condado. 

Michael Hopkins, el director ejecutivo de JFS, informó que en los últimos dos años y medio ha apoyado a más de 30,000 familias migrantes e individuos.

La abogada dreamer Dulce García explicó por su parte que la oficina que propone la supervisora Vargas “nos dará visibilidad, porque por muchos años nos hemos escondido por no tener papeles, y hemos tenido que soportar daño por muchos años”.

La abogada dijo que la oficina ayudará a familias como la suya que todos los días contribuyen a a la sociedad con su cultura, con el pago de impuestos y otras actividades cotidianas.

“Estamos creando un marco para nuestro futuro”, comentó por su parte Nathan Fletcher , “un marco que garantice que el condado de San Diego sea acogedor y en el que todos sientan que pertenecen”.

Dijo que “la Oficina de Asuntos de Inmigrantes y Refugiados será un activo regional, de participación proactiva con la comunidad, para brindar información, educar sobre temas importantes y conectar a las personas y familias con recursos vitales del condado y de la comunidad”.

De acuerdo con Fletcher, “la creación de esta oficina desechará algunos de los daños de las políticas anteriores, al dejar en claro que los inmigrantes pertenecen a nuestra sociedad y son un componente vital de nuestra región”.

La oficina administrativa del condado asinó $ 750,000 dólares al presupuesto propuesto para el año fiscal 2021-2022 para programas de inmigrantes.

Sin embargo de aprobarse la propuesta de Vargas, el presupuesto aumentará a por lo menos $2 millones de dólares anuales, y requerirá de cinco empleados de tiempo completo como apoyo cotidiano.

La Oficina del Censo calculó que en el condado de San Diego el 23 por ciento de la población –casi una de cada cuatro personas—nació en el extranjero.

Manuel Ocaño