Prendas, colores, bolsos, zapatos, siluetas, detalles e inspiraciones. Estas son las tendencias de primavera-verano 2021 que triunfarán en los próximos meses.

El color: el rosa

Aunque el blanco, el naranja o el azul han sido grandes protagonistas cromáticos de las propuestas de primavera –y a pesar de que Pantone ya ha anunciado que el amarillo y el gris son los colores del año–, la llamada del rosa es, una vez más, difícil de ignorar. Justo cuando pensábamos que habíamos superado el Millennial Pink y que el verde tendría todo el peso de la temporada –al menos así es en nuestro timeline de Instagram–, la inspiración Barbie lo tiñó todo del color más cándido de la paleta cromática. Firmas como Chanel, Prada, Chloé, Valentino, Philosophy by Lorenzo Serafini o Rick Owens, entre muchas otras, apuestan por este tono en diferentes intensidades que van del rosa bebé al flúor, pasando por el fucsia.

Arreglada por arriba, cómoda por abajo

Las cintas que han adornado los tops, las blusas y las faldas de la primavera 2021 –sugiriendo un nuevo manual de uso que también evoca la década de los 2000–, existe un detalle que no ha pasado inadvertido: las aberturas circulares. Herederas directas de los cut outs 90s del pasado año, pero de carácter menos sensual en ciertos casos, las hemos visto por partida doble en los tops y jerséis, en los pantalones de cuero y en los abrigos de inspiración artesanal.

Túnica + pantalones

Después de varias temporadas coqueteando con la idea de combinar vestidos con pantalones, especialmente en el entorno del street style, las firmas parecen haberse puesto de acuerdo en que el combo de la temporada consiste en llevar vestidos tipo túnica con pantalones (casi siempre a juego) debajo. Cuando algunas de las colecciones más importantes, entre las cuales están Prada, Jil Sander, Dior, Loewe y Fendi, coinciden con marcas de insider como Ambush, por algo será.

El mundo submarino

Una inspiración submarina reflejada a través de los estampados caleidoscópicos que inundaban las blusas con lazada, los vestidos drapedados y las icónicas gabardinas. Los tops inspirados en los trajes de buceo, los colores flúor tan clásicos del universo scuba diving y los broches en forma de estrellas de mar serán las tendencias con los primeros calores.

La inspiración: los años 2000

La década más denostada para ciertos expertos en moda, los 2000, regresa con fuerza esta temporada aprovechando el tirón y el carisma de algunos de sus grandes hits. Los cropped tops y sujetadores a la vista se le unen sus mejores amigos: los siempre polémicos pantalones de tiro bajo. Los diseños anchos y fluidos tan típicos de la época, que van de los cargos a los chinos –el diseño más recurrente de la próxima estación–, pasando por los pantalones de chándal, también tienen su cuota de protagonismo en las colecciones de la temporada.

Minimalismo vs. Romanticismo

No hay medias tintas esta primavera y la polaridad de estéticas es más que evidente, pero, no tienen por qué ser excluyentes. Las flores y adornos de plumas opulentos conviven con mallas de ciclista, una versión estival de una de las prendas que más búsquedas ha generado los últimos doce meses, los leggins. Existe una distinción clara entre romanticismo –con sus diseños con volantes, maxivestidos de colores o estampados florales, siluetas ladylike, etc.– y minimalismo –protagonizado por prendas básicas y pulidas en looks en blanco y negro

Los zapatos cómodos

Los zapatos de primavera-verano 2021 se caracterizan especialmente por su comodidad: de las flatforms de Versace. La reinterpretación más confortable de las chanclas de toda la vida de Stella McCartney, Jacquemus, Coperni y Kenzo, pasando por las versiones sofisticadas de las slippers o zapatillas para estar en casa de Balenciaga, Coach, Molly Goddard o Celine. Lo que, si está claro, y es una macrotendencia, es el viraje generalizado hacia el confort al que han apostado todas las firmas.