Y el recuerdo de su padre, ha sido el motor que ha impulsado a emprendedora latina

CHULA VISTA, CA.- Gabriela Sivory Fernández, es una emprendedora que está viviendo el duelo por la pérdida de su amado padre con el alimento de su recuerdo y enseñanzas que le ha dejado.

“Lo único que me quedó de mi papa, (quien elaboraba vino) fue una botella vacía y dos llenas; entonces yo quería tener un recuerdo con esa botella y así fue que empecé ”, dijo la muchacha en entrevista con El Latino San Diego.

“Lo que me motivó a esto”, afirmó,  “fue la necesidad de tener cerca a la persona querida. Para mi, mi papá (estaba representado) en “el vaso de vino el que nos íbamos a tomar juntos e íbamos a platicar acerca de todo lo que habíamos hecho; de todo lo que habíamos vivido durante la semana o el mes que no nos habíamos visto o los dos meses…”.

Esta situación familiar quedó muy viva, obviamente el recuerdo…Muy poco tiempo (de su deceso) , esto genera lamentablemente creatividad, algo distinto porque se siente (el dolor de la pérdida), le expresamos.

¿Cuántos recuerdos más quedaron?

“Sí, es correcto, y fue lo que me pasó a mi. Yo hice una lámpara con la primer botella, con la botella que me quedó,  con la etiqueta de mi papá. Hice la lámpara y tiene la etiqueta de mi papá. Mi segundo nombre es Sivory, (el apodo) de mi papá era Sivory, entonces todos lo conocían así y las etiquetas de su vino. Entonces las dos botellas cerradas que me quedaron de mi papa ni siquiera las quería abrir, no quería que se me fuera a terminar la esencia; quería conservarlas por siempre”, dijo.

“Entonces”,  reflexionó la entrevistada, “cómo a veces podemos hacer un recuerdo con algo que pensamos que ya nadie va a querer…Lo que hace la gente es que te tomas el vino y tiras la botella. Pero ¿cuántas cosas no pasaste con una persona mientras te tomabas esa botella de vino? ¿cuántas pláticas no tuviste? ¿cuántos recuerdos no vinieron, cuántos recuerdos más quedaron, cuántas convivencias? 

Además reconoció que otro factor que fue determinante para el inicio de su empresa: “Sivory Creations”, que tiene un espacio en el Colectivo Celebrando Latinas Boutique, fue la pandemia de COVID-19, pues fue justo hace año y medio cuando apareció el brote, que inició esta creativa unidad productiva.

¿Cómo inició? 

“Empezó hace año y medio durante la pandemia. Tuvo mucho que ver”, respondió a pregunta específica, “porque empezamos a trabajar desde casa, y cuando uno trabaja desde casa le queda más tiempo para hacer otras cosas y entonces ya en mi ‘break’ fue cuando empecé a decorar botellitas, a hacer lámparas para mis amigas”.

Gabriela, quien trabajó por cinco años como productora de noticias en Telemundo Arizona y ahora desmpeña la misma función en Telemundo 20 San Diego, no ha tenido, sin embargo, una vida de miel sobre hojuelas, ni nada parecido:

“Yo me vine (a Estados Unidos); perdí todo en México. Perdí mi trabajo. Mi esposo me dejó con dos niños, sin hacerse cargo de nada y pues yo los tenía chiquitos y los tenía que cuidar. Me vine para acá a trabajar, a San Diego, de mesera, para sacar a mis niños adelante y poco a poco, pues ya cuando mis hijos estuvieron más grandecitos, entré a San Diego City College”, señaló Gabriela, quien se graduó en la carrera de Comunicación.

“Estaba en Arizona, en Phoenix”, precisó, “estuve los últimos cinco años en Phoenix y acabo de regresar ahora en enero”.

¿Y ya había estado antes en California?

Sí aquí me vine a vivir con mis hijos cuando estaban chiquitos. Ya (cuando ellos estaban grandes), me ofrecieron el trabajo en Arizona.

Es toda una vida expresado en la botella, acotamos.

“Esa era la intención en un principio. Empecé a decorarle a la gente sus botellas que me traian. “No, es que es la de mi aniversario y se la quiero regalar a mi esposa, me decían”

¿Pero cómo se dieron cuenta las personas que usted podía hacer eso?, le preguntamos.

“Eran amigas (os) cercanos. Empezaba yo a platicarlo en la oficina y les empezaba a enseñar y les gustaba:  Y oye, pues hazme mira,  esta botella me la tomé con mi esposo, ¿tu me la puedes arreglar bonita?  Y les decía sí”.

Qué más nos puede decir de las botellas, porque hay mucho atrás de ellas?

“Conservar la esencia

“Sí, hay mucho, porque es eso, el querer conservar la esencia, el querer conservar el recuerdo, el querer mantener algo bonito hecho con las botellas. Es la esencia principal de lo que hago”.

Poco a poco le fui agregando más cosas porque me empecé a dar cuenta qué puedes hacer, no cuando alguien se va de tu vida, no se va…se queda…”

¿Usted cree en lo espiritual, en el alma y la esencia que permanence de la persona, verdad?

Claro, en su esencia, en lo que aprendiste, en lo que te enseñó. Es la esencia, es lo que queda en nosotros, respondió Gabriela.

¿Don José Luis (Fernández, su padre)  es una persona qué está presente en términos espirituales, en los recuerdos?, le preguntamos

“Sí lo que pasa es que mi papá fue una persona que dejó una huella muy marcada en toda la gente que él conoció, fue un hombre muy sabio. Siempre se preocupaba por los demás antes que por él. Y tocó a mucha gente mientras estuvo aquí, mucha gente. No creo que haya alguien que pueda decir lo contrario. Y era uno de los distintivos de él eso. O sea, era su vino, su música, su familia, sus amigos; viajar, ir y venir y sin lujo porque se podía ir a pescar con 50 pesos en la bolsa”, manifestó.

Cuánto tiene con la empresa?

“Yo empecé a hacer mis trabajos el año pasado. Empecé poco a poco a hacer las lámparas y las decoraciones  y poco a poco iba yo juntándolas. Iba yo regalando, vendiendo algunas otras. Pero ya cuando me regresé a San Diego a cuidar de mi mamá que está muy enferma”, añadió, “también fue cuando yo supe de Celebrando Latinas Boutique y me pareció una idea fantástica para poder yo explotar y ya invertir todo lo que yo traia adentro porque es una necesidad de hacerlo todo el tiempo, es algo que yo disfruto cuando lo estoy haciendo cada una de las piezas que hago es una sola pieza, ninguna va a ser igual…”

Los recuerdos y su historia

“Porque más ahorita que estoy haciendo las piezas con antiguedades; ahora sí que no nada más es el recuerdo sino la historia que la está envolviendo…Tengo, por ejemplo, una cámara de los 20, que está siendo la decoración con eso, con un rollo viejito”. Y de hecho es curioso, fíjese, porque eso de las antiguedades también lo empecé, de hecho, por mi papá, porque a él le gustaba pescar (y)se iba de pesca con sus amigos, con sus parientes, con sus sobrinos, con sus hijos. Entonces, en una ocasión encontré un carrete de pescar en una tienda de antiguedades y eso fue lo que me trajo a lo mismo, regreso a mi papá o sea el carrete”, añadió. 

“Una de las decoraciones”, subrayó a manera de ejemplo,”tiene una botella de vino de 1967, de una vino italiano, y es una reliquia. La compré  y está en perfecta condición. La puse con un carrete, con el anzuelo y con el hilo, entonces la botella de vino ya suplió el diseño; todos mis diseños llevan una  botella: una botella, media botella, un pedacito de botella en vela…”

“Tengo una de un pescador con un barquito, también viejito . Es un barco hecho a mano, de metal y es bello también porque es español  y es de los años 50. Entonces todo eso se decora de una manera rústica, de una manera bonita, con la botella, con lucecitas” , describió, “con algo que lo haga llamativo”.

“Entonces, ya tienes otro pedacito de alguien. Son cosas que a veces ves en una tienda de antiguedades  y no lo valoras. Dicen cómo pueden vender eso tan caro, cómo, se te hace imposible pero en realidad hay tanto detrás de eso; hay tanta historia, hay tantas manos por las que pasaron. Tengo una, es un soldadito con un cañón; es una botella como que, como que era de whisky, tiene una águila”.

“Todo poco a poco pues se va con un compás, vienen y se van; son elementos que se van poniendo poco a poco. Cada vez que yo hago uno de los arreglos, ya quisiera yo que voy y lo pongo y lo hago…”

“No, es curioso porque en mi casa, que es tu casa, está la mesa del comedor y aparte puse otra mesa, y aparte pongo otra mesa y todas las tengo, una con antiguedades y otras con las cosas que estoy poniendo, pongo aquí la base y entonces poco a poco le voy poniendo otra cosa tardas y no las terminas”. 

“Son piezas únicas”

“Tardas semanas en que puedas terminar hasta que encuentras la pieza correcta que va para allá. Entonces, son piezas únicas, son diseños únicos, son hechas exclusivamente con una intención, con un mensaje, con un propósito y cada uno tiene su esencia y su historia.

¿Qué mensaje le daría a quienes no entienden el valor intrínseco de estos artículos de arte?

“Es bien difícil. Es una de las razones por las que dentro de la colección que yo tengo. He hecho diferentes arreglos o diferente tipo de arte para los diferentes gustos y para diferentes bolsillos, para todo el bolsillo”.

“Porque a veces puedo buscar un regalo para una compañera de la oficina, que me cuesta 20, 30 o 40 dólares y estoy bien”, continuó, “pero a veces quiero comprar algo para mi jefe, para mi papá o para mi mamá, entonces ya es algo que sabes que le va a traer, o a lo mejor alguien si le estoy enseñado, si le estoy regalando una decoración para su oficina o para su casa, o para un rincón de la sala…A lo mejor el señor fue a la Guerra, entonces le va a traer los recuerdos de eso y lo va a  valorar más” .

¿La conexión con las vivencias?, le insistimos

“El traerlo, el revivirlo, el simbolismo, el significado hay uno y se me hace muy curioso, porque hay uno que hicecon una base de madera, vieja la madera; yo no tiro nada, todas las maderas son buenas; entonces, un pedazo de madera vieja, para mi vale mucho y encontré un trompo viejito, viejito y le puse un yoyo también y un carrito todo destartalado y le falta una llantita y le falta todo”, puntualizó. 

Así, cargada de bellos recuerdos y simbolismos, Gabriela ha desarrollado una empresa creativa e innovadora en el que la conexión con sus clientes es automática, quienes se enlazan a una compañía que inició con los recuerdos de su padre y la pandemia y que hoy se traduce en bellos objetos que se exhiben en su espacio de Celebrando Latinas Boutique.

Para mayor información acerca de Sivory Creations, el lector llamar al (619) 426-1491 o acudir en persona a: 1105 Broadway, Suite 206, Chula Vista, CA 91911