El Departamento de Justicia presentará apelación en favor del programa DACA luego de que un juez federal en Texas determinó que el programa sería inconstitucional porque se inició sin contar con la mayoría del congreso.

El mandatario calificó la decisión del magistrado conservador Andrew Hanen como “profundamente decepcionante”.

El juez no falló en contra de 616 mil jóvenes soñadores o dreamers que ya se han inscrito en el programa, incluidos decenas de miles en el condado de San Diego, pero anula las inscripciones de los nuevos beneficiarios.

El presidente contestó en comunicado que “el Departamento de Justicia tiene la intención de apelar esta decisión para preservar y fortalecer DACA, y el Departamento de Seguridad Nacional planea emitir una regla propuesta sobre DACA en un futuro cercano”.

Aunque el presidente dejó sin aclarar qué regla emitirá su administración, se espera que sea una prohibición a que se pueda volver a suspender el programa de Acción Diferida para quienes Arribaron durante su Infancia al acompañar a sus padres, o DACA, por sus siglas en inglés.

La administración de Donald Trump intentó suspender el programa desde mayo del 2017 y el caso terminó en el seno de la Suprema Corte de la nación, donde, ya con la actual mayoría de jueces conservadores, el máximo tribunal determinó mantener DACA.

Desde que la Suprema Corte tomó esa decisión, DACA reanudó inscripciones de nuevos beneficiarios.

Esos nuevos jóvenes soñadores iban a tener permiso para estudiar y trabajar legalmente en el país, pero ahora quedan en suspenso por la decisión del juez en Texas.

Hanen es el mismo juez que impidió que el expresidente Barack Obama pudiera en vigor una segunda orden ejecutiva con la que planeaba proteger contra deportaciones a los padres indocumentados de ciudadanos estadunidenses.

Esa medida habría beneficiado a más de cinco millones de personas, de acuerdo con cálculos de institutos nacionales de análisis.

El presidente Biden dijo que para prevenir nuevos intentos por desmantelar el programa, espera que el congreso apruebe una solución permanente.

En la actual propuesta de presupuesto, en la que el mandatario incluye un ambicioso plan de infraestructura, se incluyen propuestas de regularización migratoria y camino a la ciudadanía para los dreamers y los campesinos indocumentados.

El presidente propone asimismo regularizar a los trabajadores esenciales que se esforzaron durante la pandemia y a los beneficiarios del Estatus Temporal de Protección (TPS) ante deportaciones.

El mandatario dijo que mientras el Departamento de Justicia apela l decisión del juez en Texas, él pedirá al congreso que apruebe “una solución permanente para los jóvenes soñadores”.