La mayoría de las personas se cepillan los dientes después de desayunar porque nadie quiere comenzar el día con mal aliento. Pero, la verdad se está equivocado en este pensamiento y aquí te diremos la razón por la que no debes cepillar tus dientes después de tu primera comida.

Anna Peterson, terapeuta dental recurrió a TikTok para advertir a las personas sobre el daño que puede causar este hábito. En el video que ha sido visto unas 40,000 veces dice:

Anna continuó: “Y cepillarse los dientes antes del desayuno protege sus dientes de cualquier cosa que vaya a comer”.

¿Sabías que no debes cepillarte los dientes después del desayuno? Siempre antes. Hay dos razones para esto: cuando desayunas, tu boca se vuelve ácida, entonces lo que estás haciendo cuando te cepillas los dientes después del desayuno es cepillar el ácido en el diente y esto desgasta el esmalte.

La gente ha tenido una respuesta mixta a las sugerencias de Anna, y algunas han dicho que no quieren comer un desayuno con menta .

Mientras tanto, alguien más escribió: ‘¿Por qué nadie te dice esto? Nunca me dijeron nada sobre el cuidado personal cuando estaba en la escuela ‘ 

Otra persona dijo: ‘Sabía que lo estaba haciendo bien después de todos estos años. Todos los que conozco lo hacen después del desayuno, bromean sobre ellos.

Ideas contrapuestas

Sin embargo, otros cuestionaron el consejo de Anna y afirmaron que no todos los dentistas están de acuerdo con que el cepillado después del desayuno sea obligatorio.

Un Tiktoker escribió: ‘No todos los dentistas están de acuerdo con esto. Algunos dentistas dicen que está bien siempre que se vaya 30 minutos después de comer / beber ‘.

Si bien podría ser mejor para tus dientes, no puedo evitar encontrar la idea de una taza de café con menta bastante desagradable.

Recomendaciones para el cepillado dental

“Lo verdaderamente importante es el cepillado”. Hemos de tener un cepillo de calidad. Es decir, mejor de farmacia o de una marca de confianza.

Sobre si ha de ser eléctrico, hay pros y contras. Es verdad que son más eficaces para sacar la placa, pero su cabezal es más pequeño y has de pasar diente por diente. Hay que estar más atento y tardas más.

Movimientos suaves: realízalos partiendo de la encía para no arrastrar la suciedad hacia ella. Un cepillado demasiado fuerte podría dañarla y provocar sensibilidad dental.

Cuida los espacios entre los dientes: en caso de que los tengas muy apretados, usa hilo o seda dental de arriba abajo sobre la cara lateral de dientes y muelas. Al acabar, enjuágate la boca.

No olvides la lengua. Es importante limpiarla ya que en ella se acumulan numerosas bacterias. Frótala con suavidad hacia delante con un cepillo de dientes o un limpiador lingual.