INGREDIENTES

Huevos, 6

Miel, 300 cc (1 ½ vaso de miel)

Azúcar, 300 g (1 ½ vaso)

Aceite de girasol, 300 cc (1 ½ vaso)

Café o té a temperatura ambiente, 200 cc

Harina 0000, 1/2 kg

Polvo para hornear, 2 cucharaditas

Bicarbonato de sodio, 2 cucharaditas

Canela, 2 cucharaditas

Manzana rallada, 1 ½

Pasas de uva remojadas, 100 g

Cacao amargo, 2 cucharadas

Nueces cortadas gruesas, 200 g

PROCEDIMIENTO

Mezclar y tamizar la harina con el polvo de hornear, el bicarbonato, la canela y el cacao amargo. Reservar.

Batir los huevos con el azúcar, agregar el aceite, la miel, la manzana y los ingredientes secos alternando con el café.

Mezclar las pasas de uva y las nueces con un poco de harina.

Pincelar con aceite y forrar con papel manteca un molde preferentemente rectangular, de paredes altas. Agregar las nueces y pasas al batido y verter dentro del molde elegido.

Precalentar el horno a 180° (horno medio) y cocinar durante aproximadamente 50 minutos a una hora, controlando el proceso de la cocción.

Retirar una vez cocido, enfriar y desmoldar.

SU HISTORIA

Una torta de origen judío, deliciosa

Es una dulzura que la colectividad judía la prepara para recibir el nuevo año “Rosh Hashanah”;  una torta que combina los sabores del café, la miel y la canela junto, con la acidez de la manzana verde.  

La gastronomía judía es una cocina familiar con raíces ancestrales, que esta directamente relacionada con las fiestas del calendario judío y con el descaso sabático. Tiene integrada algunas especialidades culinarias de todos los países de la Diáspora.

La cocina judía sigue una serie de reglas alimentarias llamadas kashrut, que están descritas en la Torá, analizadas y desarrolladas en el Talmud y codificadas en el Shuljan Aruj, código legal judío. Divide los alimentos en apto “kaser“ o prohibido “taref“.

Aunque pueda parecer que las reglas de la kashrut limitan mucho diversidad de alimentos, también es cierto que garantizan la frescura de los productos, donde los animales perfectamente sanos son sacrificados, sin sufrimiento, la carne de vaca y carnero únicamente, es cuidadosamente e higiénicamente manipulada, lavada, salada y flambeada para quitar toda la sangre, ya que está totalmente prohibido comer sangre animal, a excepción de la de pez.

Tradicionalmente, el pescado se prepara el viernes y es comido el sábado, día en el que esta prohibido incluso encender el fuego, el huevo es el símbolo de totalidad y de la muerte, figurando en numerosos platos de fiesta, la miel recuerda a la Tierra Prometida y el pan trenzado “hallah“ a los panes de sacrificio. La forma que se les da a los alimentos pueden hacer referencia a personajes bíblicos, como las “orejas de Hamán“, dulce clásico de la fiesta del Purim.