Por Gerardo Fernández

Especial para El Latino SD

A

proximadamente una de cada tres mujeres, y uno de cada cuatro hombres, ha sufrido violencia doméstica en California.

Para los grupos marginalizados, estas cifras pueden ser incluso mayores, debido a que muchos casos pueden no ser denunciados bajo diversos temores que incluyen temas de migración, amenazas de los agresores, o debido incluso a que la víctima tiene alguna dependencia socioemocional, económica o culturales.

Y en tiempos de pandemia, los casos de violencia doméstica y los temores por denunciarlos  se han exacerbado. 

“Aún existe el miedo a reportar la violencia por muchos factores que pueden influir en la mujer,” dijo Dulce Vargas, gerente del proyecto Viviendo con amor, de la Organización Comunitaria Proyecto Mixteco Indígena, MICOP.

“Violencia doméstica es un trauma, y el miedo puede llegar a influir; (las víctimas) pueden llegar a pensar que económicamente no van a salir adelante, o por un estatus migratorio, y la falta de acceso al idioma”, continuó Dulce.

Por esta razón, MICOP lanzó el proyecto Viviendo con amor, para proveer servicios a la población indígena de la costa central de California en diversos idiomas como el mixteco o el zapoteco. 

California cuenta con una población de aproximadamente 165, 000 personas de origen mixteco, zapoteco, purépecha, triqui, entre otras. De esta población, se estima que más de 20,000 migrantes indígenas residen en el condado de Ventura, y por eso es importante contar con recursos en sus propios idiomas.

El proyecto “nace en respuesta a la necesidad que presenta la comunidad migrante indígena en el condado de Ventura”, nos dijo Dulce.

“Estos programas ayudan a reducir el aislamiento y abre más posibilidades de servicio para la comunidad. Tenemos la intención de darle más voz e información a la mujer indígena sobre violencia doméstica. Por medio de nuestro programa reconocemos y respetamos sus grandes valores y aportaciones a la comunidad”, dijo Dulce.

El proyecto se enfoca en cubrir las siguientes áreas: Reducir el estigma en salud mental y violencia doméstica, incrementar el conocimiento en violencia doméstica y recursos de apoyo para la comunidad, reducir el estigma social/cultural y lingüístico, mejorar la capacidad para lidiar con los estresores diarios dentro de la comunidad, y la conexión con los servicios.

Desafortunadamente, la organización ha observado un incremento en los casos de violencia doméstica durante la pandemia.

“Definitivamente sí, ha incrementado el número de casos y que la mujer indígena reporte la violencia doméstica”, dijo Dulce. 

En estos tiempos de pandemia ocasionada por el COVID-19, MICOP ha tenido que reestructurar sus programas, servicios y talleres, cambiando sus formas de alcance a la comunidad.

“Viviendo con amor” se reestructuró a un programa de manera virtual, de uno a uno. A través de una video llamada nos conectamos con las familias, esta (nueva) estructura abrió la oportunidad de tener manejos de casos, para apoyar de manera más directa a las víctimas de violencia doméstica”, dijo Irisela Contreras, coordinadora de evaluación del Programa Viviendo con amor.

Esta reestructuración ayudó a que la organización fortaleciera los lazos con la comunidad y “sobretodo la confianza, dando como resultado que las familias empezaron a conectarnos para darnos a saber su situación y pudimos atender a un número mayor de víctimas de violencia doméstica. Hasta el momento se ha dado a conocer el programa como un recurso de la comunidad, para que llamen y busquen apoyo y parar esta situación”, dijo Dulce.

MICOP cuenta con diversos talleres para la comunidad, los cuales se enfocan en educación sobre el bienestar personal que incluye la sanación personal de experiencias vividas, para fortalecer el amor propio, y para que la persona a sea capaz de identificar la importancia del bienestar personal.

El programa, a través de estos talleres ayudan a la prevención de la violencia doméstica.

“Cuando una persona trabaja en su amor propio, desarrolla habilidades que ayudan a prevenir relaciones no saludables”, comentó Irisela Contreras.

“Contamos con ocho talleres ofrecidos por promotoras de la comunidad que comparten experiencias de vida similares a la comunidad, como un idioma, la cultura”, dijo Irisela, “y en colaboración con escuelas, centros de fe y centros comunitarios donde se realizan alcances comunitarios”.

La organización cuenta con varios recursos para las víctimas de violencia doméstica. 

“Contamos con pequeños fondos de apoyo humanitario, manejo de casos, servicio de acompañamiento a víctimas de violencia doméstica, acceso lingüístico, programas de apoyo y educación, y servicios de inmigración y sistema de referencias si es requerido”, explicó Teresa Santos, Promotora de prevención e intervención temprana en casos de violencia doméstica de MICOP.

La misión de MICOP es la de apoyar a las comunidades inmigrantes indígenas en la costa central de California. 

Cuentan con dos sedes, una en Oxnard, condado de Ventura; y otra en Santa María, condado de Santa Bárbara. Además de Viviendo con amor, cuentan con 19 programas para la comunidad enfocados en salud, fortalecimiento de la familia, organizando a la comunidad, abogacía, acceso lingüístico, educación, promoción cultural y una radio comunitaria. MICOP es la organización fundadora y es el actual hogar de la Radio indígena, 94.1 FM en la costa central californiana.

MICOP también participa en proyectos a nivel del condado y estado, para abogar en favor de servicios equitativos para una comunidad migrante indígena. 

Para comunicarse con MICOP y con el programa Viviendo con amor, visite www.mixteco.org, o busque Mixteco Indígena Community Organizing Project en las redes sociales, o llame al número de teléfono 805 – 483 – 1166

Este artículo es parte del proyecto periodístico sobre la Violencia Doméstica en la comunidad latina y cuenta con el apoyo y generosidad de Blue Shield of California Foundation.