A unos días de la reapertura de la frontera a los cruces fronterizos no esenciales, la reapertura de la garita peatonal PedWest continuaba en duda debido a que cientos de migrantes siguen acampados en carpas de campaña justo en la explanada que es la entrada a ese cruce peatonal por el lado de Tijuana.

Fuentes de San Diego explicaron a El Latino que se les convocó a un acto para anunciar la reapertura de la garita el 8 de noviembre.

Pero tanto la alcaldesa de Tijuana, Montserrat Caballero, como extraoficialmente la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) dijeron que la reapertura no será el 8, aunque no descartan una fecha posterior cercana.

Por el lado de Tijuana, la entrada a la garita ha servido de tendedero de ropa lavada a familias migrantes que viven en el campamento en condiciones difíciles.

La garita fue cerrada desde marzo pasado en el marco de la pandemia y el campamento se comenzó a instalar el 9 de abril.

Hasta 63 mil personas cruzaban diariamente por la garita de El Chaparral, como se llama en Tijuana, y PedWest, la contracción de peatonal oeste en inglés en San Ysidro.

Después de 19 meses de cierre a los cruces no esenciales, la reapertura es clave porque “la mayoría de las ventas en San Ysidro se registran tradicionalmente entre el 20 de noviembre y el 6 de enero” informó el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro, Jason Wells.

PedWest desemboca exactamente a la entrada del mayor centro comercial en la frontera, Puerta de las Américas.

El gobernador saliente de Baja California y la alcaldesa Montserrat Caballero inauguraron el domingo el albergue oficial llamado Santuario Migrante, a donde se proponen trasladar el campamento que ahora tiene cientos de personas, incluidos cientos de niños.

Pero ese albergue solo ofrecerá asistencia por unos días y tiene un cupo limitado para 140 personas. La alcaldesa dijo que se va a priorizar albergar a niñas y niños.

Las familias migrantes que lleguen a ese albergue del gobierno, desde el campamento o al arribar a la ciudad, “pueden permanecer de tres días, una semana, de acuerdo a la necesidad que cada núcleo familiar tenga”, dijo una funcionaria.

Enrique Lucero Vázquez, el director de Atención al Migrante del ayuntamiento de Tijuana, dijo el 10 de octubre al visitar el campamento que la adecuación de ese albergue estaba a toda marcha “para terminarlo e invitar a las personas en El Chaparral a irse para allá”. 

La alcaldesa dijo el domingo al inaugurar el albergue que el censo que aplicó el jueves por la noche permitió conocer que en campamento hay 810 personas, incluidos niños.

Dijo que las familias que desde ahora lleguen a Tijuana en busca de asilo en Estados Unidos serán enviadas a unos 15 albergues migrantes en la ciudad.

Mientras tanto las autoridades ofrecerán a las familias en el campamento trasladarse a albergues, con vistas a reabrir el paso peatonal PedWest.