La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EE. UU. emitió nuevas pautas sobre el tratamiento de personas embarazadas, post parto, lactantes y bebés bajo custodia en respuesta a una revisión de la Oficina del Inspector General que detalla cómo una mujer Guatemalteca de 27 años dio a luz en una estación de la Patrulla Fronteriza de Chula Vista.

La mujer y su familia fueron encontradas caminando al este del puerto de entrada de Otay Mesa cerca de San Diego el 16 de febrero de 2020. Fueron arrestados bajo sospecha de cruzar la frontera desde México sin autorización. Se llevó a cabo una evaluación médica de rutina a la mujer y su familia donde entró en trabajo de parto. Según un comunicado difundido por la Patrulla Fronteriza, “el personal médico, junto con los agentes, prepararon un área para que la madre diera a luz”. La mujer y su hija recién nacida fueron trasladadas al hospital en condición estable.

El año pasado, la Fundación ACLU de los condados de San Diego e Imperial y el Servicio de Familias Judías de San Diego presentaron una queja administrativa. Las autoridades federales de inmigración colocaron a la familia de la mujer bajo el programa de “Protocolos de protección al migrante” (MPP) de la administración Trump que les exigía permanecer en México hasta que fueran procesados.La denuncia administrativa afirmó que la mujer solicitó asilo en el momento de su arresto y fue transportada a la estación de la Patrulla Fronteriza de Chula Vista para su procesamiento en lugar del hospital.

Poco después, el 20 de julio, se publicó un informe para determinar si las políticas y procedimientos de la patrulla fronteriza en respuesta al parto eran apropiados. El informe encontró que la CBP no maltrató a las mujeres. Sin embargo, el informe encontró que CBP no rastrea los embarazos y nacimientos con precisión. Un total de 23 nacimientos entre 2016 y 2020 se registraron bajo la custodia de CBP.

El comisionado interino de CBP, Troy Miller, revisó una serie de medidas actualizadas que implementan el apoyo médico que deben tener las estaciones de patrulla fronteriza dentro de los 45 días. Las mujeres embarazadas con problemas médicos, en trabajo de parto activo o lactando, las que hayan dado a luz en los últimos seis meses, las que hayan experimentado recientemente abortos espontáneos y los bebés están cubiertos por esta nueva regla.

“El personal de CBP puede considerar toda la información disponible dentro del alcance de sus operaciones (incluyendo observación, auto informe, auto remisión y derivación por familiares o acompañantes) al determinar si una persona está embarazada, post parto o amamantando, y al determinar si un niño es un bebé “, decía el informe.

Se implementó un enfoque de varias fases para identificar y abordar los problemas médicos. La primera fase de la atención médica identifica y aborda los problemas médicos con la observación de posibles problemas médicos para todas las personas bajo custodia por parte de agentes y oficiales. Para la segunda fase, se realiza una entrevista de salud inicial a las personas bajo custodia de CBP en las instalaciones. La última fase indica la adquisición de evaluaciones médicas realizadas a personas con problemas médicos identificados, pero está “sujeta a la disponibilidad de recursos y la viabilidad operativa”.

Una nueva política del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) prohíbe la detención de la mayoría de las madres embarazadas, en período de postparto y lactantes para su deportación. Según la CBP, su política actualizada no tiene la intención de tener ningún efecto en el procesamiento de inmigración o los resultados de las personas. Tiene la intención de enfocarse en mejorar la atención a los detenidos y no cambiar su estatus migratorio.