Más de 69 mil personas esperaron sus procesos de asilo en ciudades fronterizas

La administración Biden pondrá nuevamente en vigor un controvertido programa migratorio de la era de Trump que obligó a decenas de miles de migrantes a esperar en la frontera mexicana procesos y resultados a peticiones de asilo en los últimos años.

Por demanda de Texas, que llegó a la Suprema Corte de Justicia, la administración del presidente Joe Biden deberá poner nuevamente en práctica el programa conocido como. “permanecer en México”, o “Protocolos de Protección a Migrantes”, MPP.

Ese programa hizo esperar en Tijuana y en menor número en Mexicali a por lo menos 14 mil personas, de acuerdo con un cálculo de la abogada de migración Monika Langarica, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU). 

El programa llevó a más de 69,000 personas a esperar citas para cortes y procesos de asilo en las ciudades de la frontera mexicana.

“Por orden judicial, estamos obligados a volver a implementar el MPP. En cumplimiento de la orden judicial, estamos trabajando para volver a implementar el MPP lo antes posible”, informó en comunicado el Departamento de Seguridad Interior (HSD).

Agregó que no podemos implementarlo, hasta que tengamos el acuerdo independiente del gobierno de México para aceptar a aquellos que pretendemos inscribir en el MPP. Comunicaremos a la corte, y al público, el momento de la reimplementación cuando estemos preparados para hacerlo”.

La administración Biden espera el consentimiento de México porque se trata de enviar a la frontera mexicana a migrantes de diversas nacionalidades, en mayor número de Honduras, El Salvador y Guatemala, aunque este año han aumentado los de Haití, Venezuela, Nicaragua y Cuba.

El gobierno de México accedió el fin de semana pero con algunas condiciones. La cancillería mexicana informó en comunicado que “el gobierno de México ha planteado varias preocupaciones de naturaleza humanitaria con respecto al procedimiento de asilo en Estados Unidos”.

Entre otras cosas, el gobierno mexicano pidió al estadunidense que proporcione recursos para financiar a los albergues que recibirán en la frontera a los migrantes integrados en el programa.

También pidió que la administración Biden se abstenga de enviar a la frontera mexicana a migrantes enfermos o a mujeres embarazadas que están por dar a luz.

“El gobierno de México enfatiza que requiere que el gobierno de Estados Unidos aborde con prontitud estas medidas humanitarias; espera una respuesta formal del gobierno de Estados Unidos”, reiteró la cancillería.

La administración Biden ya ha adelantado en diversas fechas algunos puntos de un plan de acción. 

Para evitar que los migrantes sean rechazados, ofreció vacunar contra el Covid 19 a quienes se integren al programa, con lo que evitaría que se les aplique el Artículo 42, es decir que sean expulsados como prevención a potenciales contagios.

El presidente Biden había cancelado el programa el mismo día que asumió el cargo, pero el estado de Texas demandó porque el mandatario lo suspendió sin llenar algunos requisitos burocráticos. 

El presidente ha dicho que lo espera concluir nuevamente con apego a esos requisitos burocrátiocos, pero necesita tiempo para cumplir primero la orden de la Suprema Corte e la nación.