Davis retuvo el título de peso ligero de la WBA, pero una estrella nació en el lado opuesto del ring. Como esperaban la mayoría de los fanáticos y expertos del boxeo, Gervonta salió victorioso al final del domingo por la noche. Sin embargo, la decisión se redujo a la decisión de los jueces, a diferencia del nocaut previsto en favor a Davis. 

El nativo de Baltimore es conocido principalmente por sus excelentes habilidades defensivas, y entró el domingo por la noche apegándose a su estrategia de analizar al peleador y capitalizar en las últimas rondas de la pelea. 

“No soy el tipo de luchador que busca noquear. Sabía que era fuerte y solo estaba calentando y viendo cuáles eran sus mejores armas ”, dijo Gervonta a la prensa después de la pelea. 

El peleador estadounidense de 27 años le da crédito al “Pitbull” mexicano, por su resistencia y habilidad para extender esta pelea hasta el final. Dice que fue un duelo difícil para él, y que esta noche fue un vistazo del brillante futuro que le esperaba a Cruz. 

“Cruz es más bajito que yo, así que yo lo golpeé por encima de su cabeza y eso hirió a mi puño en el sexto round. No importa si mi oponente es más bajo o más alto que yo, yo debo superarlo. ´Él es un guerrero, y hoy nació una estrella más allá de que él no haya ganado esta noche ”, dijo Davis. 

Cruz se ganó un gran respeto en la industria del boxeo por su actuación el domingo por la noche, donde fue elogiado por salir con un enfoque agresivo que se ve típicamente en los boxeadores mexicanos. 

“Ese es mi estilo. Pitbull siempre saldrá a atacar. Creo que marcamos el ritmo de principio a fin”, dijo Cruz. 

Esta es la segunda derrota de Cruz en su récord a los 23 años, aunque dice que se alejó del ring sintiéndose feliz después de la pelea. Una pelea que lo sorprendió, ya que fue agregado a la pelea como reemplazo de último minuto de Ronald Romero, quien fue denunciado por agresión sexual a principios de Octubre.