Legisladoras estatales declararon su intención de hacer de California un estado santuario nacional para el aborto, ante la posibilidad de que la Corte Suprema prohíba esa práctica en 26 estados.

La presidenta del senado de California, Toni Atkins, de San Diego, encabeza un grupo legislativo femenil que elabora un paquete de iniciativas de leyes que, entre otras medidas, continuarán la práctica del aborto en el estado, aunque se prohíba en una extensión considerable del país.

“Nunca vamos a retroceder ante ataques a los derechos humanos y civiles de las mujeres en Estados Unidos”, declaró Atkins.

El grupo de legisladoras cuenta con el apoyo del gobernador Gavin Newsom, quien en diciembre dijo que en California “seremos un estado santuario” para el aborto.

La propuesta de santuario contempla incluso que California ayude incluso con costos de transporte y hospedaje para mujeres de otros estados donde por decisión de la Suprema Corte quedara prohibido el aborto.

También proponen que California usaría para ese tipo de ayuda, y la práctica médica del aborto, parte del superávit de 31,000 millones de dólares (31 billones en inglés) con que el estado inicia el 2022, para evitar recurrir a fondos federales.

El estado absorbería también los costos de abortos de mujeres californianas que carezcan de seguro o de recursos.

El paquete de iniciativas propone proteger a médicos y a personas involucradas en abortos ante potenciales cargos criminales.

También proponen un programa piloto con el que los gobiernos de los condados dirijan fondos y apoyo a las clínicas comunitarias, para llegar a mujeres con loe menores ingresos y limitaciones como el idioma, entre otras metas.

“No permitiremos que las políticas de otros estados nos dejen sin opciones sobre nuestros propios cuerpos”, dijo la senadora Atkins.

La propuesta de santuario nacional la apoyan todas las organizaciones civiles de planeación familiar, de salud y de mujeres; en contra se ha expresado el Consejo de la Familia de California, que considera que 45 recomendaciones que emiten las legisladoras son “adoración al aborto”, y que el estado pagaría los abortos que se hagan en el país.