De acuerdo con el Texas Heart Institute (Instituto del Corazón del estado de Texas),  las enfermedades cardiovasculares pueden manifestarse de muchas formas: presión arterial alta, enfermedad arterial coronaria, enfermedad valvular, accidente cerebrovascular y arritmias (latidos irregulares).

El instituto especializado en enfermedades cardiovasculares record que las mismas pueden manifestarse de muchas formas: presiónarterial alta, enfermedad arterial coronaria, enfermedad valvular, accidente cardiovascular y arritmia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares causan el fallecimiento de más de 17 millones de personas en el mundo cada año y es responsable de la mitad de las muertes que ocurren en los Estados Unidos.

Y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ha advertido que en los Estados Unidos, las enfermedades coronarias, que incluyen los ataques al corazón, son la causa de 1 de cada 7 muertes. Y c da año, alrededor de 635,000 personas en los Estados Unidos tienen un nuevo ataque al corazón y alrededor de 300,000 tienen un ataque recurrente.

Se podrían evitar

Pero también nos adelanta un consejo que esuchamos pero que no atendemos sino hasta que es demasiado tarde: !Muchas de esas muertes se podrían evitar, ¡actuando rápido!.

A final de septiembre del año pasado, durante la conmemoración del Día Mundial del Corazón, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) destacó la importancia de la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares (ECV), la principal causa de muerte en América, que cobra 2 millones de vidas cada año.

La enfermedad arterial coronaria, la forma más frecuente de enfermedad cardiovascular, es la principal causa de muerte en los Estados Unidos en la actualidad. El cáncer, que ocupa el segundo lugar, causa un número de fallecimientos que es apenas un poco más de la mitad de las muertes ocasionadas por enfermedades cardiovasculares.

Factores de riesgo

En los Estados Unidos, más de 80 millones de personas sufren alguna forma de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, gracias a muchos estudios en los que participaron miles de pacientes, los investigadores han identificado ciertas variables que desempeñan papeles importantes en las probabilidades de que una persona presente enfermedades cardiovasculares. Estas variables se conocen como factores de riesgo.

Los factores de riesgo se dividen en dos categorías: principales y secundarios. Los factores de riesgo principales son factores cuya intervención en el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares se ha comprobado. Los factores de riesgo secundario pueden elevar el riesgo de sufrir estas enfermedades.

Cuanto más factores de riesgo tenga una persona, mayores serán sus probabilidades de padecer una enfermedad del corazón. Algunos factores de riesgo pueden cambiarse, tratarse o modificarse y otros no. Pero el control del mayor número posible de factores de riesgo, mediante cambios en el estilo de vida y/o medicamentos, puede reducir el riesgo cardiovascular.

¿Pero cuáles son algunos de los
principales factores de riesgo?

Conforme al Instiuto del Corazón de Texas, estos serían: La presión arterial alta o hipertensión, el colesterol elevado, la Diabetes, Obesidad y Sobrepeso, Tabaquismo, Inactividad física, herencia, edad.

¿Y los factores contribuyentes?: El estrés, el alcohol, la adicción a las Drogas, y en la mujer, las horrmonas sexuales y el empleo de anticonceptivos orales. Si desea información específica sobre estos dos últimos factores, consultar el enlace: https://www.texasheart.org/heart-health/heart-information-center/topics/factores-de-riesgo-cardiovascular/

En América Latina y el
Caribe, datos preocupantes

En América Latina y el Caribe, la hipertensión es una condición muy común que conduce tanto a la enfermedad cardíaca como al accidente cerebrovascular, y los datos de la OPS muestran que 28% de las mujeres y el 43% de los hombres desconocen su condición de hipertensos.

El riesgo de cardiopatía y de accidente cerebrovascular se ve incrementado por las dietas poco saludables, sobre todo las que tienen un alto contenido en sal, grasas y azúcares refinadas, y por los bajos niveles de actividad física. El consumo de tabaco es también uno de los principales factores de riesgo, ya que contribuye a cerca del 10% de todas las muertes por ECV.

Y no solo eso sino que, se advirtió que “para quienes viven con ECV, la pandemia de COVID-19 ha supuesto un motivo de preocupación urgente. Las personas con problemas de salud subyacentes, como las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares, corren un mayor riesgo de desarrollar formas graves de enfermedad y muerte relacionadas con la COVID-19.

“Muchas de estas personas”, se puntualizó, “se han evitado incluso buscar atención médica de rutina y de emergencia, que podría salvarles la vida, por temor a contagiarse”.

Medidas de prevención para disminuir riesgos:

  • Seguir su plan de comidas y vigilar cuánto come. Esto puede ayudarle a bajar de peso si es obeso o tiene sobrepeso.
  • NO fumar cigarrillo. Hable con el médico si necesita ayuda para dejarlo.
  • Tomar los medicamentos de la manera como sus proveedores lo recomienden.
  • No faltar a las citas médicas.
  • Hacer ejercicio moderado
  • Seguir su plan de comidas y vigilar cuánto come. Esto puede ayudarle a bajar de peso si es obeso o tiene sobrepeso.
  • NO fumar cigarrillo. Hable con el médico si necesita ayuda para dejarlo.
  • Tomar los medicamentos de la manera como sus proveedores lo recomienden.
  • No faltar a las citas médicas.
  • Controlar adecuadamente su azúcar en sangre puede disminuir el riesgo de tener un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.
  • Revise sus medicamentos para la diabetes con su proveedor. Algunos medicamentos para la diabetes tienen mejores efectos que otros para reducir el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Este beneficio es mejor si ya le diagnosticaron problemas cardiovasculares.
  • Si usted ha tenido un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, usted está en riesgo de sufrir otro. Coméntele a su proveedor para verificar si está tomando los medicamentos para la diabetes que pueden brindarle una mejor protección contra estos eventos.

Fuentes de información: American Heart Association, TexasHeart Institute, Organización Panamericana de la Salud, y medineplus/us.gov