SAN DIEGO.- ¿Sabías que California es uno de los seis estados del país que no toma en cuenta las cifras de inscripción de las escuelas para determinar el monto de ayuda económica estatal a los distritos escolares?

Y como una contradicción, los distritos escolares en California tienen que planear sus presupuesto y sus gastos en función de la inscripción; en cambio, reciben los fondos en función de la asistencia a las aulas.

Un ejemplo sería el hecho que si un distrito escolar inscribe a 100 estudiantes pero su tasa de asistencia es de un 94 por ciento, perderá la posibilidad de recibir el dinero que corrresponde al 100%; debido al 6 por ciento por los alumnos que estuvieron ausentes, aunque su compromiso de presupuesto es mayor.

Iniciativa importante

Por ello es relevante la iniciativa de ley que presentó recientemente (el 3 de enero de 2022) ante la Legislatura Estatal el Senador Anthony Portantino en asociación con el superintendente de Instrucción Pública del Estado, Tony Thurmond.

Se trata del proyecto de ley del Senado SB-830, propuesta a la que ya se han adherido líderes y socios de las escuelas estatales.

De acuerdo con el Departamento de Instrucción Pública del estado de California, de aprobarse la propuesta, “se inyectarían nuevos fondos en las escuelas utilizando un cálculo y una financiación de fondos más equitativos, (y representaría) un esfuerzo para abordar el ausentismo crónico y el ausentismo” (en general).

Mayor financiamiento para
la educación en California

En sí, consideró la institución educativa, “aumentaría el sistema de financiación de educación de California, que ahora se basa en la asistencia promedio, con fondos adicionales basados en la inscripción promedio”.

“Con la pandemia ya causando tantas dificultades en las escuelas y en la vida de las personas, lo último que debería suceder es que las escuelas enfrenten una incertidumbre económica adicional”, dijo el superintendente estatal Thurmond.

“Lidiar con el ausentismo crónico”

“SB 830 brinda a los distritos previsibilidad sobre cómo reciben los fondos y les brinda recursos importantes para abordar lo que ha sido uno de nuestros desafíos más desconcertantes: lidiar con el ausentismo crónico en formas que aún no hemos visto antes”.

Y precisó en este sentido que de aprobarse la propuesta pondría “a los estudiantes y las escuelas en un mejor camino para cerrar aún más las brechas de oportunidades y educación”.

“Históricamente injusto”

Por su parte el senador Portantino, autor del proyecto de ley, dijo que “el estado está buscando un superávit histórico y este cambio inyectaría $3 mil millones en la educación pública. Este es un cambio modesto dados los montos en dólares que estamos considerando en este presupuesto, pero es un cambio histórico”.

“Tradicionalmente hemos financiado la educación basada en la asistencia (en vez en los números de inscripción de estudiantes) y eso ha sido históricamente injusto para los distritos (escolares)”, finalizó el legislador.