SAN DIEGO.- Mientras sectores de población debaten sobre la conveniencia o no de vacunarse contra el COVID-19, en los recintos científicos de los laboratorios y cubículos de las universidades públicas y privadas luchan en forma callada y discreta contra esta terrible y nueva enfermedad.

Así, investigadores de la Universidad de California, San Diego, bajo la coordinación y dirección del área UC San Diego Health, por ejemplo, están llevando a cabo un estudio en el cual la hipotesis central es que “aunque ha sido bien demostrado que las vacunas contra el virus SARS-COV-2, son seguras y efectivas, la inmunidad en personas vacunadas puede decrecer con el tiempo. Por lo tanto importante comprender cómo cambia la inmunidad al SARS-CoV-2 con el tiempo y cómo se afecta el riesgo de desarrollar COVID-19”.

Y se anticipa: “Los hallazgos de este estudio pueden ayudar a desarrollar recomendaciones para refuerzos de vacunas, así como determinar si la medición de anticuerpos se pueden usar para evaluar el riesgo de un individuo de contraer COVID-19

Invitan a su comunidad escolar

Para el estudio denominado “NeutraliZing Antibody Project for COVID-19” (Proyecto de anticuerpos neutralizantes para COVID-19), UCSD está invitando al personal académico, estudiantes y administrativos a que apoyen suministrando pruebas gratuitas “como parte del estudio” mencionado y lo que la Universidad denomina ZAP COVID-19 study.

De hecho, se está aprovechando el requerimiento de que todo el personal de la comunidad escolar que son elegibles, con excepción de aquellos que específica y justificadamente sean excepción por su condición de salud particular y las políticas de la Universidad de California, se vacune (incluyendo la tercera vacuna o refuerzo) para que aporte al mencionado estudio sobre el coronavirus.

Vale hacer mención, sin embargo, que el estudio científico lo viene hacienda UCSD desde que se dio a conocer los primeros brotes de la pandemia y así lo explica en un texto publicado en su sitio web:

Desde el primer caso de
contagio; la voz de alerta

“A principios de febrero de 2020, UC San Diego Health comenzó a recibir pacientes con una nueva infección por coronavirus que habían sido transportados en cuarentena por el gobierno federalk desde Wuhan, China a la cercana (base local) Marine Corps Air Station Miramar. El virus y la enfermedad aún no tenían nombres, pero en un mes, los científicos de UC San Diego ya estaban haciendo lo que mejor saben hacer: colaborar para aprender más sobre el virus llamado SARS-CoV-2 y traducir rápidamente sus hallazgos para ayudar. prevenir y tratar lo que ahora llamamos COVID-19”.

Y agrega el escrito de UCSD: “En muchos casos, los laboratorios cambiaron el enfoque de su investigación aparentemente de la noche a la mañana, coordinando esfuerzos de forma remota después de que entró en vigencia la orden de quedarse en casa de California. Los siguientes artículos describen algunos de sus esfuerzos”.

“Desde todos los ángulos”

Pero no solo investigadores de UCSD están trabajando calladamente en busca de una mejor comprensión de esta enfermedad, sino que San Diego State University (SDSU por sus sigas enen su investigación que ha llamado “Tackling coronavirus from every angle” (Abordando el coronavirus desde todos los ángulos), realmente tiene un numeroso equipo de investigadores buscando comprender la enfermedad.

De entrada informa que “los profesores de las siete universidades de SDSU han estado a la altura de las circunstancias durante la pandemia mundial de COVID-19. En docenas de proyectos, con un total de más de $ 8,6 millones en fondos, los investigadores están analizando cómo opera y se propaga COVID-19, cómo la pandemia afecta nuestra salud mental y cómo las comunidades están enfrentando la crisis. Nuestra facultad está desarrollando las mejores prácticas para las pruebas, el rastreo de contactos, la atención médica y la educación, y está trabajando diligentemente para llevar muchas de estas soluciones a las comunidades vulnerables aquí en San Diego y en todo el mundo”.

En busca de solución

Y dado que el estudio es tan amplio como el número de investigadores que participan en el mismo, le ofrecemos a los lectores interesados en conocer los detalles consultar el enlace: https://research.sdsu.edu/covid-19-projects

Lo cierto es que de manera discreta no sólo los sistemas estatales de universidades públicas de California, incluida la Universidad Estatal de San Marcos, sino las privadas como la Universidad de San Diego trabajan discretamente en busca de una solución a este inesperado enemigo de la salud humana en pleno Siglo XXI.

La Universidad de California, San Diego, (UCSD, por sus siglas en inglés) está aprovecha el proceso de vacunación y pruebas para llevar a cabo su investigación, al igual que SDSU, aunque también el que les ofrece la vacunación abierta de la población en general. Foto-Cortesía: UCSD.