CIUDAD DE MEXICO.- Sin duda ha habido dos grandes orquestadores  (repartidores de juego y estrategas del campo) en la historia del fúbol  soccer en México, Tomás Boy y Claudio ‘El Emperador’ Suárez.

En una selección nacional caracterizada por los fracasos y la inconsistencia que siempre ha estado presente, Boy Suárez demostraron que al balón como al rival no hay que temerle, sino enfrentarlo desde la zona baja y media del campo.

Ninguno de los dos tuvo oportunidad de codearse con los equipos europeos, como si lo hacen ahora decenas de jugadores mexicanos y siempre militó, como jugador y al final de su sobrasaliente carrera deportiva, como entrenador en la la primera división del fútbol mexicano.

Pero de hecho el Capitán de la selección mexicana en el Mundial de México 1986 (entre paréntesis la participación más digna de la representación Azteca dirigida por el polaco Bora Milutinovich), ha fallecido.

Sí hoy Tomás, ‘El Jefe’ como afectivamente lo bautizaron considerado por muchos como ‘controversial por su firme temperamento, ha perdido la vida a causa una de tromboembolia pulmonar, según las primeras informaciones.

Se dio a conocer que el también entrenador se encontraba en el puerto de Acapulco, Guerrero, donde se sintió mal y aunque fue hospitalizado en la Ciudad de México, fallecería tiempo después.

Su equipo, como jugador, la mayor parte de su vida como jugador en el fútbol mexicano fue Los Tigres de la Universidad de Nuevo León,  aunque sus primeros equipos fueron Atlético Español y Atlético Potosino.

Tomás Juan Boy Espinoza (que era su nombre completo fue calificado por los expertos como “un armador de jugadas que contaba con excelente técnica individual y visión de campo”.

Como Entrenador, que para los críticos fue ‘la etapa controversial’ de su gran carrera futbolísta, dirigió a los equipos de Querétaro (1992-1993), Tiburones Rojos del Veracruz (1995-1996), Atlético Morelia (1996-1997), Monterrey (1997-1998),  Atlético Morelia , (1998-2000), Atlas de Guadalajara (2014-2015), Cruz Azul (2015-2016) , Chivas Rayadas del Guadalajara (2019) y Mazatlán FC, 2020-2021.

Descanse en paz uno de los más grandes jugadores mexicanos en su historia.