El cuidado del cabello es un tema elemental ya que es beneficioso no solo por la parte estética sino también porque cumple con una función protectora para el cuero cabelludo, lo cubre ya sea del frío o del sol.  Para ellos te brindaremos algunos consejos que puedes adoptar para mejorar la apariencia del cabello y lucirlo como nunca .

La alimentación juega un papel importante ya que una dieta balanceada reflejará salud en todo nuestro cuerpo y también en el cabello, consume frutas, verduras, frutos secos, pescados y bebe mucho agua ya que esto te proporcionará una buena nutrición. 

No laves el cabello todos los días, si tu cabello es normal o seco lávalo cada dos o tres días pero si tienes el cabello graso lávalo día de por medio o cada dos días; ten presente la temperatura del agua para lavarlo, se recomienda lavarlo con agua tibia para poder remover más fácil las impurezas acumuladas en el cuero cabelludo y lo ideal es que lo enjuagues con agua fría para que se cierre la cutícula y se pueda aportar más brillo y protección. 

No es recomendable acostarse con el cabello mojado ya que se puede dañar la cutícula del cuero cabelludo ya que se pueden causar irritaciones que pueden llegar a ocasionar molestias. 

Deja secar tu cabello un poco al aire libre y después lo puedes peinar. 

Es saludable que cortes las puntas del cabello por lo menos cada dos meses, así desaparecerán las puntas maltratadas a simple vista y evitaras que se quiebren los folículos, lucirás  un cabello sano y saludable. 

Para desenredar el cabello empieza desde las puntas hacia arriba, hazlo con mucho cuidado para que no lo revientes y trata de usar cepillos que tengan cerdas naturales, es recomendable desenredarlo cuando está mojado ya que al estar húmedo es más flexible sin embargo péinate el cabello antes de lavarlo para prevenir que sea muy maltratado.

El cabello siempre está muy expuesto a todo, por ejemplo a la lluvia, el sol, la piscina, el mar, el peine, el calor y entre otros, por esto es importante que hidrates tu pelo por lo menos una vez por semana ya sea con productos naturales o comprados, lo importante es que lo puedas consentir una que otra vez.   

Las altas temperaturas dañan la cutícula capilar por ello es mejor que evites usar mucho calor en el cabello pero si debes usar con frecuencia aparatos como el secador de pelo, plancha y rizador trata de aplicar productos termo protectores.