Conforme a datos disponibles, el sobrepeso y la obesidad son enfermedades de salud pública y esta última “aumentó dramáticamente a fines de 1990, con casi un tercio de todos los adultos clasificados como obesos al final de esa década”.

En 1995, la Iniciativa Nacional de Educación sobre la Obesidad del Institituo Nacional del Corazón, Los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) en colaboración con el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), convocó al primer Panel de Tratamiento de Sobrepeso y Obesidad en Adultos para desarrollar guías de práctica clínica para médicos de atención primaria.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición, al menos 97 millones de estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos y cuesta al erario cerca de $100 mil millones anuales hacerle frente a esta enfermedad.

Se triplicó en adolescentes

Pero no solo eso, pues “la prevalecencia de sobrepeso entre niños y adolescentes de los 6 a los 19 años de edad se triplicó entre 1980 y 2000”; es decir una década anterior.

Dos décadas después (en 2020, hace dos años), la organización especializada en el tema “Trust America’s Health, TFAH, por sus siglas en inglés) publicó que “la tasa de obesidad en adultos de los Estados Unidos superó la marca del 40 por ciento por primera vez, situándose en 42.4 por ciento, según el reporte State of Obesity: Better Policies for a Healthier America.

Asimismo, se confirmó que La tasa nacional de obesidad en adultos ha aumentado en un 26 por ciento desde el 2008.

Datos preocupantes:

Otros datos que ilustran la gravedad de ese problema de salud pública son los siguientes:

La obesidad mundial casi se ha triplicado desde 1975.

• En 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 años o más tenían sobrepeso. De estos, más de 650 millones eran obesos.

• El 39% de los adultos mayores de 18 años tenían sobrepeso en 2016 y el 13% eran obesos.

• La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad matan a más personas que la insuficiencia ponderal.

• 39 millones de niños menores de 5 años tenían sobrepeso u obesidad en 2020.

• Más de 340 millones de niños y adolescentes de 5 a 19 años tenían sobrepeso u obesidad en 2016.

• La obesidad se puede prevenir.

Enfermedades a las que se asocian

De hecho, “la obesidad en adultos se asocia con exceso de mortalidad y un exceso de riesgo de enfermedades: coronaria, hipertensión, hiperlipidemia, diabetes, enfermedad de la vesícula biliar y ciertos tipos de cancer y osteoarthritis” (artritis en huesos).

Y el otro hecho que regularmente “los niños con sobrepeso a menudo se convierten en adultos con sobrepeso” y este último suele convertires en un riesgo para la salud, aunque no necesariamente.

El prestigiado Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (en México), recuerda que “el sobrepeso y la obesidad en la edad pediátrica son, hoy en día, problemas de salud pública en países desarrollados y en vías de desarrollo”.

Indica que la presencia de el sobrepeso y la obesidad “son factores de riesgo coronario en edad adulta; de ahí la importancia de prevenirla, detectarla y tratarla oportunamente”.

Y agrega que “para hacer el diagnóstico de sobrepeso y obesidad es necesario contar con indicadores antropométricos que se asocien con la adiposidad” (exceso de grasa en el cuerpo, en vez de músculo).

¿Qué es el IMC y por qué es importante?

Recuerda que “el Indice de Masa Corporal (IMC) ha resultado útil para la evaluación (del sobrepeso y la obesidad en los adultos) y en tiempos recientes se ha recomendado para la evaluación de niños y adolescentes”

La realidad es ocas enfermedades han avanzado en el mundo en forma tan vertiginosa y alarmante como son el sobrepeso y la obesidad, cuya diferencia en la definición pueden asociarse aunque no son lo mismo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), por medio del Grupo de Trabajo sobre Obesidad (IOTF, por sus siglas en inglés) el sobrepeso es el incremento del peso corporal de una persona por encima de su peso normal; es decir de un 10 a un 20% más y la medida para determinarlo se estima conforme el Indice de Masa Corporal  (IMC), lo que significa dividir el peso (expresado en kilos entre la estatura (expresada en metros) al cuadrado.

Así la OMS considera, por ejemplo, que un IMC que un individuo con un Indice de Masa Corporal entre 25 y 29.9 Kgs/m2 tiene sobrepeso y se encuentra en la puerta de desarrollar obesidad: Con un IMS (de 30 Kgs./M2), en adelante.

(+)Ingesta de calorías

y (-) Gasto energético

La causa es simple: Se desarrolla sobrepeso y obesidad cuando la ingesta de calorías (por la alimentación) es superior al gasto  energético, pero los factores o causas pueden ser muchos y muy complejos de poder determinar.

Pero en una primera aproximación la mayoría de las fuentes de salud consideran que entre estos factores de riesgo destacan los ambientales y los genéticos o hereditarios, siendo un porcentaje considerable mayor los primeros (entre un 60 a 70 por ciento), mientras que los genéticos representarían de un 25 a 40%.

Se afirma que estudios de “diversos factores ambientales” que, al inducir el aumento de ingesta energética o la disminución del gasto energético y favorecer la existencia de un ambiente ‘obesogénico’, podría tener una influencia sobre el padecimiento o sobrepso/obesidad.

Agrega el instituto de nutrición señalado que aunque no se suele hacer una medición o evaluación apropiada desde la niñez a la adultes, el sobrepeso y la obesidad suele relacionarse con alta ingesta de proteínas-grasas (lipo-proteinas), azucares (glucose), mala nutrición, etcetera, lo que causaría alteraciones metabólicas.

Consejos y ecomendaciones:

Se aconseja finalmente que para evitar el aumento del IMC y sufrir del sobrepeso u obesidad, se recomienda ingerir una dieta variada y equilibrada, acompañada de ejercicio físico, además de tomar medidas “y consultar con profesionales de la salud para considerar la situación más adecuada”.

Una dieta alimenticia variada equilibrada, como sabemos, suele estar compuesta por los siguientes grupos nutricionales:  frutas, verduras, lácteos, cereals y proteínas. Y una alimentación sana suele incluir los siguientes nutrientes: vitaminas, minerals y antioxidantes, así como carbohidratos, almidones y fibra.

Fuentes de información:

Center for Disease Control (CDC), (Centro paraz Control de Enfermedades de Estados Unidos;

The International Obesity Task Force (IOFT) de la Organización Mundial de la Salud (OMS);

Clínica de Obesidad y Trastornos de Alimentación, Instituto Nacional de Ciencias Salvador Zubirán (Ciudad de México):;

Blog de Laboratorios Norman (España): Artículo “Sobrepeso y Obesidad: Qué son y cuáles son sus diferencias;

Overweigh and Obesity Institute;

Clínica Jesús del Norte. https://www.jesusdelnorte.com.pe/hay-alguna-diferencia-entre-sobrepeso-y