La administración Biden informó que a partir de la próxima semana ya no permitirá que los migrantes ucranianos lleguen a través de la frontera con México, y anunció un nuevo programa en colaboración con el gobierno de México para acelerar la llegada refugiados de Ucrania, a quienes otorgará “libertad condicional humanitaria” por dos años.

“A partir del 25 de abril, los ucranianos que lleguen a México pasarán por el mismo proceso que aquellos que estén en Europa”, advirtió por su parte el Departamento de Estado.

También advirtió que los ucranianos que traten de cruzar la frontera a la fuerza, por las garitas o entre puertos de entrada “sin documentos válidos para ingresar y que no hayan pasado por el proceso U4U serán devueltos a México”.

Ambas fuentes indicaron que el programa  “Unidos por Ucrania (U4U)”,”alienta encarecidamente a todos los ucranianos que se encuentran actualmente en Europa a quedarse donde están y solicitar su admisión a Unidos por Ucrania desde allí”.

Advirtieron que “no habrá ventajas ni trámites más rápidos para quienes transiten por México”

La embajada explicó que “el gobierno de México está trabajando en estrecha colaboración con el de Estados Unidos para garantizar un procesamiento adecuado, humano y eficiente bajo el programa Unidos por Ucrania”.

El Departamento de Estados informó que “en los próximos días, Canadá, México y Estados Unidos sostendrán una conversación a nivel de América del Norte sobre la crisis en Ucrania, incluido el apoyo a los ucranianos que huyen de la invasión de Rusia a su país”.

La serie de anuncios se hizo cuando el gobierno estadunidense ha recibido a unos 15,000 refugiados ucranianos que llegaron, casi todos, a través de la frontera de Tijuana a San Diego.