Ian Iñigo es un joven latino, que además de tener excelentes calificaciones ha cristalizado un sueño:  ¡jugar fútbol soccer en un equipo de Chaminade University of Honolulu (Universidad de Chaminade de Honolulu, Hawái).

“Nos sentimos muy orgullosos de ti, de tu perseverancia y de tu determinación y aunque te vamos a extrañar como locos, estamos felices por ti”,  en un mensaje publicado en Facebook por su madre, Marla Díaz, haciéndolo extensivo a su esposo y padre de Iacn, Arturo Iñigo.

El último partido de Ian en su equipo de la escuela preparatoria. Foto-Cortesía.

Y continúa el mensaje de felicitación de los felices padres a este joven valor latino:  “Nunca pensamos que te irías tan lejos, pero cuando las cosas se van dando de manera tan fluída como en este, tiene que ser obra de Dios y solo que pedirle que siempre te lleve de la mano, así como agradecerle tantas bendiciones. ¡Tea mamos!”, afirman los orgullosos padres de familia.

Nativo de Chula Vista, desde los 3 años de edad, Ian comenzó a tomar clases de fútbol soccer “y ya no quiso soltar la pelota”, según la expresión de su mamá, Marla.

En San Diego, el jugador vistió la camiseta de los equipos locales Rebels y Barcelona y en 2013 se mudó en compañía de sus padres y su hermano Max a la ciudad de Cypress, Texas, donde pronto se incorporaría a los conjuntos Hurricanes (Huracanes), donde conoció a su querido Coach Jim Hombs, quien lo preparó y le abrió la oportunidad en el Club Texans.

Ian, a los 3 años de edad, cuando inició en San Diego sus primeras clases de fútbol soccer; “y ya no quiso soltar la pelota”,
expresó su madre, Marla que junto a su padre, Arturo, han sido una inspiración para él. Foto-Cortesía.

Hombs admiraba del joven Ian su habilidad como ‘carrilero’ (lateral izquierdo o derecho” y como mediocampista lo que le permitió incorporarse en la prestigiada liga Elite Clubs National League (ECNL).

Esta exposición le permitiría formar parte (como carrilero)  en el conjunto Varsity de Bridgeland  High School, pues el Coach Jared Gillespie, se dio cuenta de su gran talento de este muchacho latino para el soccer. Hoy Ian Iñigo Díaz jugará en un equipo universitario un motivo de gran orgullo no solo para sus padres y su hermano Max, sino para la comunidad Latina en general, pues se trata de un valor que hizo sus ‘pininos’ en el deporte local y hoy lo hace en el máximo nivel colegial.