Con frecuencia a los pacientes, especialmente los adultos mayores aunque no necesariamente ya que puede ocurrir a cualquier edad, suelen sorprenderse o desconocer de que se trata cuando un médico le diagnostica “intolerancia a la lactosa”.

Pero la explicación en sí es más simple de lo que pudiera parecer pues ésta condición es causada por “la mala absorción de la lactosa que provoca que su intestino delgado genere bajas concentracciones de lactasa (la enzima que descompone la lactosa) y ocasiona la imposibilidad de que la persona sea capaz de digerir toda la lactosa que come o bebe.

Se estima que de 30 a 50 millones de estadounidenses padecen de intolerancia a la lactosa y aunque es una condición muy común o frecuente en las personas, la organización gubernamenta womenshealth considera que “puede ser particulamente dañina en las mujeres, ya que puede incrementar el riesgo de problemas de salud, tales como osteoporosis”.

Fluidos y gases adicionales

La primera pregunta que surge qué es entonces la lactosa y la respuesta es sencilla pues se define como “el azúcar natural que se encuentra en la leche y los alimentos preparados con leche”.

El asunto es que la lactosa que no es digerida o absorbida en el intestino delgado pasa al colón y al descomponerse la lactosa se crean fluidos y gases, pero los fluidos y gases adicionales suelen causar síntomas de intolerancia a la lactosa.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

Generación de gases e hinchazón, inflamación estomacal, diarrea, náuseas, calambres estomacales (cólicos), entre otros.

Además, investigaciones médicas han encontrado que entre los problemas que pudieran generar bajas concentracciones de la enzima llamada lactasa en el intrestino delgado y por lo tanto mala absorción de la lactosa serían los siguientes:

  • Lactasa no persistente.En las personas que tienen lactasa no persistente, el intestino delgado produce menos lactasa después de la infancia. Las concentraciones de lactasa disminuyen con la edad. Es posible que los síntomas de intolerancia a la lactosa no comiencen hasta más tarde en la infancia, en la adolescencia o a principios de la edad adulta. La lactasa no persistente es la causa más común de concentraciones bajas de lactasa.
  • Lesiones al intestino delgado. Las infecciones, enfermedades u otras afecciones que lesionan al intestino delgado pueden hacer que este produzca menos lactasa. Los tratamientos para otras afecciones, como medicamentos, cirugía o la radioterapia NIH external link también pueden lesionar el intestino delgado.
  • Nacimiento prematuro. En bebés prematuros, o bebés que nacen demasiado pronto, es posible que el intestino delgado no produzca suficiente lactasa por un periodo corto después del nacimiento. El intestino delgado usualmente produce más lactasa a medida que el bebé va creciendo.
  • Déficit congénito de lactasa. En esta rara afección, el intestino delgado produce poca o cero cantidad de lactasa desde el nacimiento.
¿Cuáles son los alimentos más comunes que la provocan?

Panes y otros productos horneados, cereales, alimentos congelados, pure de papa instantáneo, sopas y bebidas para el desayuno, margarinas, mantequillas, yogures, quesos, requesón, premezclas para tortas, galletas, panqueques, panecillos, cremas no lácteas, en polvo o líauidas, aderezos para ensaladas.

La diferencia:

Es importante distinguir, sin embargo, entre las afecciones a causa de la intolerancia a la lactosa y las alergias a la leche (National Institutes of Health (NIH, por sus siglas en inglés).

Y es que, como ya se ha dicho, en el caso de la intolerancia a la lactosa es la incapacidad para digerir la leche por la falta de una enzima (la lactasa), las alergias a los lácteos “es la respuesta del sistema inmunitario a una o más proteínas que contienen leche y los productos lácteos”.

Otra diferencia importante es que la alergia a la leche suele manifestarse, con mayor frecuencia al menos, en la infancia, desde el primer año de vida, mientras la intolerancia a la lactosa aparece más tarde”. (Y) “aunque la intolerancia a la lactosa puede causar síntomas íncómodos, una reacción alérgica grave a la leche puede pone ren peligro la vida”.

Que pase de  la intolerancia a la tolerancia

La buena noticia es que la intolerancia a la lactosa es que aunque suele ser muy incómoda y ‘escandalosa’ no suele ser causante de un cuadro serio o grave, aunque como todos sabemos tratándose de la salud siempre pueden surgir complicaciones o desencadenarse otras afecciones, como sería el caso de la osteoporosis, ya mencionada.

La recomendación siempre será, no obstante, que consulte a su médico primario y las alternativas para ayudar a una buena digestion es limitar la cantidad de alimentos que contienen lactosa y “es posible que (requiera) tomar suplementos de calcio, ya que la leche y los productos lácteos son las fuentes más comunesde calcio para la mayoría de las personas”, pero repetimos que la decisión corresponde a su médico.

Buscar otras formas de obtener el calcio

Y es que “si no puede tolerar ninguna cantidad de leche o productos derivados (de la misma), deberán encontrar otras formas de obtener el calcio y la vitamina D suficientes. El calcio y la vitamina D son necesarios para tener huestos y dientes saludables y para funciones esenciales del cuerpo, como un latido cardíaco estable”.

El otro hecho es que “la mayoría de las personas nacen con capacidad de digerir la lactosa, pero alrededor de un 75% de las personas pierden esta capacidad a medida que crecen”, por ello es que suele agudizarse en la edad adulta.

Fuentes de información:

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases

https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-digestivas/intolerancia-lactosa/sintomas-

Womenshealth.gov

https://espanol.womenshealth.gov/healthy-eating/food-allergies-and-sensitivities/lactose-intolerance#:~.Expandir%20todo

Medineplus.gov

https://medlineplus.gov/spanish/lactoseintolerance.html

https://www.eatright.org/health/allergies-and-intolerances/food-intolerances-and-sensitivities/lactose-intolerance