Ser disciplinada. Para alcanzar el objetivo tenemos que ser constantes y exigiéndonos un poquito, tratar de dar cada vez más, pero cuidando de no agotar en exceso nuestro cuerpo y no sobrepasar nuestros límites físicos porque eso es tan contraproducente como tener unas libras de más.

Combinar los ejercicios específicos de resistencia que con una actividad cardiovascular (caminata vigorosa, trotar, nadar, andar en bicicleta, etc.), que ayuda a eliminar grasa y por tanto adelgazar. Se podría empezar con un entrenamiento de 4 a 5 días a la semana, media hora de ejercicio cardiovascular con media hora de entrenamiento de resistencia. 

Beber mucha agua. Este líquido es fundamental, sobre todo cuando se ejercita, para evitar sufrir alteraciones en la temperatura corporal, el fatigarse rápidamente y reducir la motivación.

Elevación de piernas

Modo de hacerlo: recuéstate en el suelo sobre tu espalda con las piernas juntas y extendidas. Levanta lentamente tus piernas desde la cadera, formando una línea recta. Mantén tus pies en puntas, la espalda recta sobre el suelo y las manos a los lados. Haz un ángulo de 90 grados con tus piernas y bájalas lentamente sin llegar a tocar el suelo. Mantén esta posición lo más que puedas. Recuesta tus piernas sobre el piso y vuelve a comenzar.

Repeticiones: realizar tres series de 10 levantamientos con un descanso entre ellas.

Lunges zancadas

Modo de hacerlo: párate con la espalda recta mirando al frente con el abdomen contraído, los brazos al costado y las piernas separadas en alineación con los hombros. Pon una pierna al frente como si fueras a dar un paso. Dobla tu rodilla, con el pie completamente plano sobre el suelo. Dobla la pierna de atrás casi alcanzando el suelo, doblando un poco el pie. Mantén esta posición por unos segundos y regresa a la posición inicial. Repite con la otra pierna.

Repeticiones: Realiza tres series de 8 zancadas con un descanso entre ellas.

Planks planchas

Modo de hacerlo: acuéstate sobre el suelo con el abdomen hacia abajo y dobla tus brazos 90 grados, de modo que queden alineados con los hombros. Levanta tu cuerpo, apoyado solo en tus antebrazos y puntas de los pies, de modo que quede completamente recto de cabeza a talones. Contrae los músculos abdominales y mantén la cadera elevada en alineación con tu columna vertebral. Quédate en esta posición por varios minutos. Puedes empezar con uno o dos minutos hasta llegar a incrementar la resistencia hasta 5 minutos seguidos.

Repeticiones: las veces que se quiera, hasta ya no resistir más.

Abdominales cruzados

Modo de hacerlo: acuéstate en el suelo con las piernas extendidas y los pies ligeramente levantados, colocando las manos a los lados de la cabeza. Dobla la rodilla derecha mientras giras la parte superior izquierda del cuerpo para tocar la rodilla con el codo. Repite el mismo movimiento con la rodilla izquierda y el codo derecho.

Repeticiones: realizar tres series de 10 abdominales cada una con un descanso entre ellas.