Saben que me encanta estar al pendiente de los productos que salen para el cuidado de la piel, siempre es muy importante cuidarnos para lucir lo mejor de nosotras mismas, además que un buen aspecto de nuestra piel nos hace sentir fabulosas.  Así que esta vez les tengo unos consejitos para que se mantengan frescas sin importar nuestra edad.

1. Protégete de la luz Solar

Sin duda la forma más importante de cuidar nuestra piel, es siempre protegiéndola. Si nos encontramos de manera continua en exposición, el sol nos puede provocar arrugas, manchas de edad y en ocasiones algunos otros problemas de la piel.

Así que para que tengas una protección fabulosa te recomiendo lo siguiente:

Usa tu protector solar de amplio espectro y que no sea grasoso, ya que a muchas de nosotras no nos gusta que el rostro nos brille. Es importante que te coloques este protector al menos dos veces al día, eso ayudará a protegerte mejor. 

Siempre busca un lugar que tenga sombra. Los rayos solares afectan mucho la piel y son más intensos a partir del mediodía. 

2. No fumar

Muchas veces sientes la necesidad de fumar un cigarro después de un día de estrés, pero te quiero decir que esto le provoca a tu piel un aspecto avejentado y además contribuye a que te aparezcan arrugas, te da un aspecto más pálido y elimina el oxígeno y los nutrientes de la piel.

Fumar también daña el colágeno y elastina, además que aumenta el riesgo de tener un problema pulmonar.

3. Trata tu piel con mucha suavidad

Limpiar tu piel diariamente puede ser perjudicial. Para tratarla con la suavidad necesaria te aconsejo lo siguiente:

No dures tanto en la regadera. El agua caliente y los baños prolongados eliminan los aceites naturales de tu piel. Procura usar agua tibia y terminar con un chorrito de agua fría, eso ayudará a la estimulación de los nutrientes. 

Evita jabones fuertes. Estos limpiadores o jabones eliminan por completo tus nutrientes naturales de la piel, en su lugar mejor usa limpiadores suaves.

Sécate con golpecitos. Después de que te hayas lavado el rostro, sécate la piel suavemente con tu toalla en pequeños golpecitos para que quede algo de humedad en la piel y se seque un poco solita. 

Humecta tu piel. Muchas de nosotras tenemos la piel seca y usar un humectante que se adapte a nuestro tipo de piel es difícil, pero es necesario.