Ir de negro ya no es garantía de éxito. Aun así, si eres de las más clásicas y para ti este color es dogma, ten en cuenta que tendrás que darle algún toque “in” para no pasar desapercibida.

Los bolsos pequeños, divertidos, coquetos y en colores llamativos son un complemento perfecto, al igual que los pendientes y gargantillas de líneas simples y diseños vanguardistas (si son en plata, mejor). También los broches o pequeños tocados para el pelo (sin extravagancias) están a la última.

En cuanto a los tejidos, hay algunas novedades interesantes. El denostado terciopelo vuelve a escena con fuerza buscando un aire vintage de lo más favorecedor. El satén elástico es también una opción novedosa que te hará brillar allí donde vayas. Los diseños que juegan con este tejido mezclándolo, por ejemplo, con faldas de tul, formas abullonadas o pantalones pitillo son perfectos para una noche especial. Por su parte, el encaje está presente en muchos vestidos que incorporan un toque sexy, chic y sofisticado.

El escote, parte fundamental de cualquier modelo “navideño” cobra protagonismo con el resurgir del “palabra de honor” y con los escotes en forma de “v” que descubren la espalda o la dejan entrever entre originales formas como lazos, nudos o dibujos geométricos.

Los colores negro y rojo siguen siendo apuestas seguras pero esta temporada irrumpen dos novedades: los tonos morados y malvas en todas sus versiones más o menos intensas y los grises “humo” y “perla”, siempre con los complementos adecuados.

Qué SÍ:

Pantalones de cintura alta.

Botines o zapatos de tacón alto (los que llevan adornos de pedrería son lo más “chic”).

Un toque de glamour en forma de chaleco de lentejuelas, lazo dorado, flecos en las mangas de la blusa… (¡no todo junto, por favor!).

Minivestidos.

Bolsos pequeños en colores llamativos como oro, plata o bronce.

Chaqueta o pantalón de terciopelo.

Qué NO:

Zapato bajo.

Vestidos o blusas con cuello de cisne.

Bolsos grandes.

Traje de chaqueta.

Faldas simétricas y a media pierna.

Exceso de abalorios.

Transparencias que no dejan nada a la imaginación.

¿Transparencias? Las reglas de oro para acertar

Si quieres sumarte a la moda de las transparencias para brillar en las fiestas, te damos las claves para que aciertes siempre:

1.  En negro. Estiliza, es elegante y el más chic de entre todos los tonos para lucir con transparencias. También puedes apostar por el encaje negro como transparencia, es ideal.

2.  Sin excesos. Cuidado con que se transparente lo que no debe transparentarse… Algunas zonas íntimas nunca deberían verse bajo el vestido si no quieres caer en la vulgaridad. Esta moda es muy femenina y sensual siempre que te asegures de insinuar y no de enseñarlo todo.

3.  Lencería. Para las más atrevidas: apuesta por la ropa interior en color carne y crea la ilusión de que no llevas nada debajo.

La combinación de traje de fiesta y joyas exageradas puede arruinar el look

Cuidado con los complementos. Si quieres completar tu look con joyas, lúcelas, pero con cuidado y sin ser un muestrario viviente. Si se opta por la bisutería, hay que tener precaución con los tamaños y los brillos. La combinación de traje de fiesta y adornos exagerados puede arruinar el look.

¡No se quede fuera!

Manténgase informado; reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.