Horacio Rentería

horacio.renteria@ellatino.net

SAN YSIDRO.- En la garita de San Isidro los contaminantes atmosféricos están en una proporción de 2 a 4 veces más altos que en San Ysidro.

Asimismo, gases venenosos generados por los vehículos como el monóxido de carbono y diversas partículas nocivas para la salud, se encuentran 6 veces por encima de Imperial Beach, y rebasando los estándares permisibles.

Estos datos los dieron a conocer estudiosos de la Casa Familiar de San Isidro, San Diego Prevention Research Center, (SDPRC), y La Escuela de Estudios Posgraduados de la Salud Pública de SDSU, al dar a conocer los resultados de la investigación denominada “Proyecto San Ysidro, Salud y Frontera”, que incluyó una encuesta aplicada a 148 personas que cruzaron a esta comunidad entre mayo y agosto del 2010.

David Flores, coordinador de Diseño y de Desarrollo Comunitario de la Casa Familiar de San Isidro, recordó que el estudio fue realizado para presentar recomendaciones al gobierno federal sobre aspectos que deben corregirse dentro del Plan Maestro de Modernización y Ampliación del Puerto de Entrada de San Ysidro, que pretende previsto para entrar en operación a principios del 2014.

Indicó que este plan, sin embargo, no considera el impacto ambiental negativo que el mismo ocasionará en la zona, de por si ya afectada por la presencia diaria de millares de autos en el cruce fronterizo San Ysidro-Tijuana.

Lisa Hoffman, de SDPRC, indicó por su parte que este es el primer estudio formal sobre la calidad del aire que se realiza en San Ysidro, que consistió en el monitoreo y registros de la calidad del aire de personas cruzando la frontera.

Recordó que el estudio referido fue llevado a cabo por las estudiantes postgraduadas Vanesa Galaviz y Hill Dumbauld.

Para llevar a cabo la encuesta, las estudiosas eligieron al azar conductores de automóviles y peatones, a quienes se les dotaron de monitores de monóxido de carbono y diesel, al tiempo que se recolectaron muestras de orina para buscar el impacto que ello tuvo sobre sus organismos.

También, recordó, se instalaron estaciones para medir la calidad del aire, los cuales fueron puestos en cruceros peatonales en dirección norte, escuelas y negocios locales.

En el estudio se recuerda que “estudios por parte de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) han demostrado que adultos que están expuestos crónicamente a los contaminantes aéreos de automóviles, tienen más riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cáncer en adultos. Asimismo, en niños, padecimientos asociados a contaminación atmosférica como asma, reducción del crecimiento de los pulmones, bronquitis, leucemia, y defectos de parto”.

Otro aspecto destacado en el estudio de referencia es que “no hay leyes que sancionen la falta de control de contaminantes aéreos en la frontera, ni sistemas de vigilancia o aviso para contaminantes aéreos”.

Y sostiene que en la encuesta realizada entre los peatones y automovilistas que cruzan al Puerto de Entrada Tijuana-San Ysidro, se sugirieron las siguientes medidas para mejorar la experiencia de cruce: “baños para que las personas hagan sus necesidades fisiológicas; el área carece de áreas de descanso, no se tienen bebederos de agua, ni hay suficiente iluminación, por lo que suelen ocurrir robos; tampoco se cuenta con estaciones de seguridad, y los días de verano suelen ser muy calurosos y hasta poner en riesgo la salud de personas (especialmente mujeres embarazadas y personas discapacitadas; niños y personas con enfermedades y en edad avanzada, con tiempos de espera promedio que varían entre 1.5 y 2.0 horas.

David Flores indicó que los resultados de este estudio serán entregados al gobierno federal para que los analice, incluidas las peticiones (a través de firmas) de la comunidad para que tomen en cuenta estos factores en el Plan Maestro de Modernización y Ampliación del Puerto de Entrada.