Servicios El Latno

editor@ellatino.net

LOS ANGELES – Los Dodgers de Los Angeles han solicitado protección por bancarrota en una corte de Delaware este lunes, culpando a la negativa de las Grandes Ligas para aprobar un acuerdo con la televisión por billones de dólares, con el que el propietario Frank McCourt contaba para mantener al equipo a flote.

El Capítulo 11 permite a los Dodgers utilizar $ 150 millones para las operaciones diarias y ganar tiempo para lograr un acuerdo con los medios de comunicación, según un comunicado de prensa del equipo.

«No habrá interrupción de los negocios cotidianos de los Dodgers, el equipo de béisbol, o para los aficionados”, señala el comunicado.

La protección por bancarrota proporcionará a los Dodgers con un proceso para abordar sus necesidades de financiación inmediata y obtener el capital necesario para garantizarle a la franquicia del béisbol la estabilidad financiera a largo plazo.

McCourt indicó que los Dodgers han tratado por casi un año que Selig apruebe la transacción con Fox. El acuerdo le habría proporcionado $ 385 millones y fue vital para que su ex esposa, la exdirectora general de los Dodgers, Jamie McCourt, y él alcanzaran un acuerdo la semana pasada. McCourt se enfrenta ahora – al no contar con los fondos de la television- a la posibilidad de perder la nómina del equipo el 30 de junio, lo que podría conducir a una toma de control de la MLB.

Los McCourt han estado enredados en un polémico divorcio donde sus espléndidos hábitos de gastos han sido expuestos. Documentos del tribunal muestran que la expareja tomó más de 100 millones de dólares en préstamos de negocios relacionados con los Dodgers.

En abril, las Ligas Mayores de Beisbol tomaron el extraordinario paso de asumir el control de la atribulada franquicia. El expresidente de los Rangers de Texas, Tom Schieffer, fue designado para monitorear al equipo en nombre de Selig, quien dijo que estaba preocupado por las finanzas de la novena y por cómo estaban siendo operados los Dodgers.

McCourt ha mantenido que él cumplió con los criterios establecidos por los oficiales del béisbol para que el contrato de TV sea aprobado y modificar las condiciones si es necesario. El contrato actual de TV de los Dodgers con Fox expira en 2013.

El acuerdo de divorcio, ahora anulado por la decisión de Selig, pidió un día de «caracterización» el próximo 4 de agosto, para determinar si el título de propiedad de los Dodgers está a nombre de Frank McCourt o si el equipo debe ser considerado propiedad de la comunidad y ser vendido.

El juez de la Corte Superior, Scott Gordon, falló en diciembre que un acuerdo prenupcial que daba a Frank McCourt la propiedad única de los Dodgers era inválido.

Eso allanó el camino para que Jamie McCourt, que había sido despedida por su exesposo dos años atrás, buscara que se declarara que ella era la dueña de la mitad del equipo bajo la ley de propiedad comunitaria de California.