¿Quién no tiene algún hábito que podría cambiar? ¡Qué difícil es establecer nuevas rutinas y cambiar viejas y malas costumbres aunque sepamos que son perjudiciales! Los hábitos se adquieren sin pensar y paulatinamente. Muchas veces comienzan como un juego, una curiosidad o por copiar a otros. Nadie busca una vida infeliz o tóxica pero tristemente, a veces, lo que empieza por gusto y sin compromiso puede terminar hasta con lo más valioso: la propia vida.

Edna fue diagnosticada con enfisema pulmonar. Cuando el doctor le habló de su enfermedad, los ojos se le llenaron de lágrimas pero no se sorprendió ya que bien sabía que ella lo había provocado. Después de todo, ha fumado por más de 30 años.

Edna recordó el día que empezó a fumar; tenía sólo 12 años. Empezó como un juego con sus amigas para sentirse más grande. Poco a poco se hizo un hábito y una adicción. Los médicos le rogaron que dejara de fumar y le advirtieron que el cigarro la podría matar.

Hoy Edna está muy enferma, se encuentra internada en el hospital con una máscara de oxígeno. Sabe que su vida va a terminar muy pronto. Lo más triste es que cuando las enfermeras salen del cuarto y no hay visitas, Edna saca un cigarro; a pesar de que sabe que ese placer le está costando su vida.

Creando hábitos

positivos y nutritivos

Ingredientes:

• 1 taza de determinación

• 2 manojos de esfuerzo

• 1 cucharada de iniciativa

• 3 gotas de repetición

• 1 pizca de fuerza de voluntad

Condimentos:

Paciencia, entusiasmo y prontitud

Precaución: El hábito una vez formado, es una acción automática que no requiere del pensamiento para poder realizarse.

Modo de preparación:

  1. Los hábitos no se hacen solos. Toda persona es responsable por sus acciones. Cuando estas se hacen repetitivamente se convierten en un hábito que con el tiempo se afianza y es muy difícil cambiar.
  2. Pequeños cambios pueden lograr grandes resultados. No se requiere de mucho esfuerzo para repetir una acción que ya se ha hecho anteriormente. Una acción lleva a otra y así sucesivamente. De esta manera uno puede empezar a hacer los cambios deseados y adquirir un nuevo hábito.
  3. Los hábitos pueden ser el mejor o el peor aliado. Hay que ser muy cuidadoso en el momento de adquirirlos. Un buen hábito, fortalece el carácter y enriquece. Sin embargo, un mal hábito esclaviza, deteriora y hace que la vida se convierta en una tremenda pesadilla.

¡No se quede fuera!

Manténgase informado; reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.