Niñas latinas desde muy tierna edad son instruidas por sus padres a la práctica del fútbol sóccer en el campo de Otay Ranch High School.