Horacio Rentaría

Horacio.renteria@ellatino.net

SAN DIEGO.- El entrenador Miguel Gutiérrez, más popularmente conocido como ‘El Yuyo’, advierte sobre el riesgo de que los niños y jóvenes latinos jueguen en campos de fútbol sóccer que no se encuentran en condiciones adecuadas.

En entrevista con El Latino, recordó que en semanas recientes fue el joven Izar Martínez, quien juega para Aztecs Argentina, quién sufrió una torcedura de tobillo al caer en un hoyanco mientras disputaba el balón en el Campo del Ala.

Señalando que cerca de 80 equipos que forman la Liga Aztecs juegan en un campo muy irregular, en una topografía con elevaciones que por momentos se convierten en ‘cerritos’ y luego en declives y hoyos, dijo que esto para nada ayuda a la integridad física de los jugadores.

Advirtió que si bien el joven Izar ‘tuvo suerte’ de que su lesión no fuera más grave, ya que pudo haber resultado en un esguince, las consecuencias son fuertes, pues el lunes 26 de septiembre ya cumplía una semana de la lesión, y todavía no se había podido presentar a los entretenimientos.

Otro hecho que pone a los jugadores en un serio riesgo, dijo, es que este campo donde juegan centenares de jugadores carece de iluminación, “pero es un contrasentido que si lo tienen para el campo donde se juega béisbol, cuando no lo utilizan”, dijo.

Gutiérrez recordó que en este momento entramos a la temporada de otoño, cuando oscurece más temprano, por lo que se vuelve especialmente difícil que se pueda jugar en la oscuridad y en estas condiciones.

Por lo pronto, dijo, el tobillo del joven Izhar se encuentra inflamado debido a la torcedura, y gracias a que la familia del muchacho pudo acceder a un seguro médico, el mismo se encuentra en recuperación, pero no todos los padres de familia tienen las mismas posibilidades económicas, recordó finalmente.