San Diego (California), 13 ene (EFE).- Las autoridades de EE.UU. y México buscan herramientas para combatir el tráfico humano en la frontera, que involucra a mujeres engañadas con promesas de trabajo que terminan como esclavas sexuales y en la prostitución.

Alma Tucker, directora de la Red Binacional de Corazones, dijo a Efe que debido a que la zona San Diego-Tijuana es el puerto de entrada más transitado en el mundo, se convierte en un portal internacional para el tráfico humano, por lo que la cooperación binacional es esencial para combatir el problema.

«Lo que vemos mucho en el área son casos de jovencitas que abandonan su hogar y que son atraídas a la prostitución, además de mucha violencia doméstica», dijo a Efe José García, agente especial de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en San Diego, para quien es clave que estos delitos sean reportados.

El agente señaló que es importante aumentar la concienciación del público, particularmente entre jóvenes de preparatoria, si en su vecindario ven a alguien que no conocen de su edad, que no sale, no platica, se ve nerviosa, deben reportar el caso a la policía.

De acuerdo con Tucker, ya que la ley estatal en Baja California, México, tipifica este delito, que anteriormente quedaba como violencia doméstica, es hora de atender a las víctimas, por lo que uno de los compromisos logrados es la creación de un albergue en Tijuana para atender y reintegrar a los afectados.

«Desde que se aprobó esa ley en Baja California, gracias a campañas como una llamada ‘No eres mercancía’, logramos que la gente se atreviera a denunciar, a identificar posibles víctimas, por lo que se ha podido atender y rescatar a algunas», señaló.

Cifras del Departamento de Estado revelan que cada año cerca de 18.000 personas, en su mayoría mujeres y niños, son traídas a EE.UU. con fines de explotación sexual o laboral.

Tucker dijo que además de los traficantes y las víctimas, se debe prestar atención a quienes compran los servicios forzados de víctimas de tráfico sexual, especialmente en el caso de menores.

Una campaña, llamada «California Contra la Esclavitud», busca recolectar firmas a fin de presentar una propuesta para incrementar las penalidades contra quienes participan en el tráfico humano.

Otra de las iniciativas que busca lazos de cooperación, crear asociaciones y mejorar los servicios para las víctimas es el Foro Anual Binacional Contra el Tráfico Humano cuya segunda edición se celebró el jueves en Chula Vista, California.

Durante el foro, la Red Binacional de Corazones entregó su premio «Mujer del Año» a la diputada federal baja californiana Rosi Orozco, por su defensa de víctimas de abusos sexuales al crear una organización que las protege, además de impulsar la ley que tipificó estos crímenes en el estado.

Además de Orozco y García, participaron en el foro la subfiscal del Departamento de Justicia de EE.UU. Cynthia M. Cipriani, y el subprocurador contra la delincuencia organizada de la Procuraduría General de Justicia de Baja California, Abel Galván Gallardo.EFE

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.