Servicios El Latino

editor@ellatino.net

CAMP PENDLETON.- Apenas inició el año 2012 y ya hay buenas noticias para militares en activo en ciudades del Condado de San Diego.

Recientemente cuatro militares fueron encontrados 4 militares sin vida (entre ellos una mujer) en una vivienda de Coronado.

Aunque aún se requería contar con algunos resultados de pruebas de laboratorio, balística y sangre, el hecho fue considerado como un suicidio, por las investigaciones policiacas.

Ahora se investiga la muerte del Marine Thomas J. Angelo, un militar que llegó a Camp Pendleton proveniente de Nueva Jersey, y que fue encontrado sin vida en un cuarto de las barracas de esta base militar.

Se adelantó –sin embargo- que no se cuenta con indicios de que Angelo, un técnico militar asignado al Escuadrón 164 de entrenamiento en helicópteros (the Marine Medium Helicopter Training Squadron 164), hubiera sido asestinado.

Por lo pronto, se indicó, el Servicio de Investigación Criminal de la Naval (the Naval Criminal Investigative Services), realiza las investigaciones correspondientes.

El vocero military Ed Buice dijo a los periodistas que no se tienen sospechosos de la muerte, aunque tampoco descartó ninguna posibilidad.

“No hay signos aparentes de que hubiera sido intencional”, reiteró el vocero militar.

De acuerdo con datos manejados por la administración de Camp Pendleton, Thomas J. Angelo ingresó a Marine Corps hace tres años y medio, y fue asignado al Escuadrón de Entrenamiento 164.

Conviene destacar que un estudio hecho por una división del propio Departamento de Defensa de Estados Unidos publicado a finales del año pasado, la agencia expresó su preocupación del aumento de casos de suicidio entre militares, especialmente los más jóvenes.