Redacción Deportes EEUU, 10 jul (EFE).- La promoción de la esperada pelea entre el mexicano Julio César Chávez Jr. y el argentino Sergio «Maravilla» Martínez por el título del peso mediano, versión Consejo Mudial de Boxeo (CMB), comenzó con el convencimiento de ambos púgiles de ser superiores.

Chávez Jr., de 26 años, se presentó junto a Martínez, en Los Ángeles, para estar juntos por primera vez y rechazó que hubiese sido un protegido del CMB, como le había acusado su rival.

«Todo lo que tengo lo he ganado con mi esfuerzo y trabajo en el gimnasio y cuadrilátero», declaró Chávez Jr., que defenderá el título. «El próximo 15 de septiembre vas a comprobar mi consagración como gran campeón cuando seas tú el que caiga derrotado».

Chávez Jr. tiene marca de 46-0-1-1, 32 triunfos por la vía del nocáut, y en las últimas dos peleas por la defensa del título ha mostrado un mayor poder en sus puños y progresos como boxeador.

«Si hay alguien aquí protegido por el CMB es él (Martínez), que tuvo un programa (de TV) con ellos», recordó Chávez Jr., hijo de la leyenda del boxeo mexicano (Julio César Chávez) durante la conferencia de prensa.

Chávez Jr. reiteró que no tenía ninguna duda que la pelea del próximo 15 de septiembre, que se disputará en el «Thomas and Mack» Arena, de Las Vegas (Nevada) sería «grandiosa» para los aficionados.

«Estoy listo, me prepararé bien duro para que el 15 de septiembre me establezca como un auténtico campeón», destacó Chávez Jr. «No tengo ninguna duda que eso sucederá».

La ansiada pelea y que tanto había deseado Martínez, de 37 años, generó la crítica por parte del púgil argentino de que el promotor Bob Arum no quería que se diese para proteger a Chávez Jr. de perder el título de campeón.

Ahora todo está cerrado y Martínez, que tiene marca de 49-2-2, 28 triunfos por nocáut, pueda no sólo recuperar un título que él dejó sino además ofrecer uno de los mejores combates del año.

«No sólo le voy a quitar el cinturón, demostraré que sigo siendo uno de los mejores libra por libra», aseguró Martínez. «Voy a dedicarle este combate a todos los futbolistas argentinos, y el 15 de septiembre le quitaré todas las plumas a Julio César Chávez Jr.».

La referencia futbolística se dio, después que el legendario Chávez afirmó que en fútbol respeta a los argentinos, pero en boxeo siempre los mexicanos les han ganado.

Martínez, al igual que Chávez Jr. y Arum mostraron en todo momento corrección y respeto a la hora de expresar lo que pensaban de la pelea.

Arum, que fue el más criticado por Martínez, que consideró que era él que se oponía a la pelea, dijo que la misma no se había dado antes porque Chávez Jr. tenía otros compromisos y proyecciones.

«Después que ganó a Andy Lee no tuvimos ninguna duda que la siguiente pelea sería contra Martínez y en el Día de la Independencia de México», comentó Arum. «Chávez Jr. ha aprendido de su padre lo que es ser un gran campeón y más en una fecha como la del 15 de septiembre».

Arum también fue directo en cuanto a las acusaciones que había recibido de Martínez y de los que dijeron que no había querido enfrentarlos antes.

«La gente que dijo que estábamos esquivando Martínez… tienen razón. No sé si el joven campeón superará a Martínez, pero lo que si sé es que ahora será una pelea competitiva», señaló Arum.

El promotor Fernando Beltrán recordó que Martínez dejó el cinturón de campeón y no quiso defenderlo, por lo que Chávez Jr. lo ganó con todas las de la ley.

Martínez reconoció que le había sorprendido que al final Chávez Jr. aceptase pelear contra él.

«Pienso que nos hemos mantenido dando vueltas», comentó Martínez. «Él perdía su credibilidad, pero a la vez boxeando mejor en cada combate, lo que demuestra que siendo campeón te hace superar».

El púgil argentino también adelantó que la estrategia de la pelea no será otra que castigar constantemente a Chávez Jr. para que la misma concluya antes del límite de los 12 asaltos.

«Le voy a hacer daño, castigarlo con dureza y el combate finalizará antes del 10 asalto», pronóstico Martínez. «Será la mejor pelea, la mejor demostración de mi carrera».

La conferencia de prensa sólo vivió un momento de cierta tensión cuando Martínez le habló directamente a la leyenda mexicana del boxeo y le dijo: «hágale una foto a su hijo antes de la pelea, porque no lo va a reconocer después».

A lo que Chávez Jr. le contestó: «No tengan dudas, de que voy a ser yo quien salga vencedor».

La gira promocional continúa este miércoles en Las Vegas donde se presentarán de nuevo ante la prensa local y seguirá por diferentes países, uno de ellos será México.

Dentro de la misma jornada del próximo 15 de septiembre, y también en Las Vegas, pero en el MGM Grand Arena, otro campeón mexicano Saúl «Canelo» Álvarez, monarca del peso mediano junior del CMB también defenderá su título, algo que no preocupa a Arum ni a Martínez en cuanto a donde estará el interés de los aficionados.

«La pelea de Canelo (Álvarez) será insignificante con la calidad e intensidad que tendrá la nuestra», declaró Martínez. «Ponerla el mismo día es un completo error».

El boxeador mexicano Julio César Chávez Jr. EFE/Archivo

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.