Estados Unidos se encuentra en una situación alarmante a causa de miles de criaturas que han cruzado la frontera buscando amparo. Muchos de ellos vienen de Centro América escapando las terribles consecuencias que ha provocado la guerra contra las drogas y el tratado de libre comercio. Ambas políticas se señalan por ser responsables del deterioro en que se encuentra la humanidad en países al sur de la raya que divide a Estados Unidos y Latinoamerica.

Niños, niñas, jóvenes y otros vulnerables han arriesgado su vida, evitando la muerte en muchos casos y el peligro de subir y bajarse de la bestia,- el llamado tren de la muerte. Sus padres en muchos casos han perdido el derecho a sus tierras o fueron desposeídos de sus casas por compañías que construyen fabricas donde se cosechaba el maíz y las verduras anteriormente. Se invadieron territorios para según mejorar la tasa de empleos. Pero la realidad es otra. Ha incrementado la pobreza, la violencia, especialmente en contra de las mujeres. También han sufrido falta de alimentación, y necesidades básicas para la vida por la violencia de la Guerra de militares en contra de las drogas. Por eso hay una ola de menores buscando asilo.

Poder trabajar y tener un lugar seguro y estable para la familia es importante, la falta de cual, ha causado tremenda desesperación y ha forzado a muchos a tomar medidas drásticas.

Todo esto tiene mucho que ver con el tratado de libre comercio y la guerra contra las drogas.

El día que se celebra la labor de trabajadores en Estados Unidos, es el día primero de septiembre.

Ese dia, abrirá una exhibición en el Museo Americano Laboral en Nueva Jersey con las fotos, arte y artículos históricos que documentan los efectos del tratado de libre comercio, la guerra contra las drogas y otras políticas que han contribuido a la pobreza y desplazamiento de trabajadores en Latino América y también en Estados Unidos. La falta de una reforma migratoria está causando mas muertes. Se podría esperar que entre más incrementa el cruce de niños, habrá mas cadáveres que identificar en el desierto de la frontera. La ola de criaturas refugiadas buscando asilo ha superado el límite de capacidad de la patrulla fronteriza. Por no estar preparados para recibir a miles de niños y niñas que están cruzando, los que sobreviven el largo camino al amparo, empezaron a ser colocados en almacenes inhumanos estadounidenses.

Sara Gurling es la directora de organización comunitaria de la Unión Americana De Las Libertades Civiles. Reconocida como activista humanitaria laboral pro-justicia, es presidenta de la organización humanitaria Ángeles de La Frontera. Ha laborado como representante de trabajadores por diecisiete años. Fue vise-presidenta del Concilio Laboral del Condado de Orange y es maestra de estudios laborales en San Diego City College.