¡Feliz 2017! Que este año sea lleno de amor, salud y felicidad. Ahora que las fiestas han concluido es muy probable que no te sientas tan bien después de haber comido y bebido demasiado. Lo mejor que puedes hacer ahora es enfocarte en cocinar en casa que es el único lugar donde puedes asegurarte de la calidad y tipo de ingredientes.

Hoy revisaremos el poder de las sardinas. Son altamente nutritivas y las puedes tener en tu alacena para agregar a una ensalada rápida.

Las sardinas son una gran fuente de proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales, las cuales debes incluir diario en cada una de tus comidas, para poder mantener a tu cuerpo funcionando óptimamente, sentirte satisfecha entre comidas y sentirte contenta. Las sardinas son una de las fuentes más concentradas de las grasas saludables omega-3, que benefician tu salud en diversas maneras. Este tipo de grasas son excelentes para reducir la inflamación interna que es la causa de las principales enfermedades como cáncer y demencia. Las grasas Omega-3 también fortalecen la salud de tu corazón, reducen el colesterol, te ayudan a mejorar la función de tu cerebro, y a disminuir el dolor en las articulaciones. Una porción de sardinas te proporciona toda la cantidad requerida de vitamina B12, la cual es necesaria para mantenerte con buen ánimo, con energía y para mantener la salud de tu corazón, piel y cabello. Una porción de sardina es 3 onzas u 85 gramos.

Un beneficio de las sardinas es que tienen mucho menos mercurio y otras toxinas que otros peces como el atún. Las puedes comer de diferentes maneras. Las sardinas frescas son los mejores, pero se echan a perder rápidamente y son bastante difíciles de conseguir. Si las encuentras, elije un pescado firme y brillante que tenga los ojos brillantes y el olor fresco – y comételas tan pronto como sea posible.

Cuando no encuentras sardinas frescas, las sardinas enlatadas son el camino a seguir. No requieren prácticamente ninguna preparación y pueden almacenarse durante mucho tiempo por lo que tener unas cuantas latas te puede sacar del apuro. Selecciona sardinas del Pacífico y que vengan en agua o aceite de oliva extra virgen.

Algunas ideas para comerlas son las siguientes. Prepara una ensalada verde con diversas verduras y aguacate. Agrega sardinas para completar una comida muy bien balanceada. Sazona tu ensalada con aceite de oliva, un poco de vinagre balsámico, limón y sal de mar. También las puedes servir sobre arroz integral o quínoa con otras verduras. Las puedes agregar a una pizza con vegetales. Las puedes asar con ajo, aceite de oliva y sal de mar. Las puedes servir sobre un aguacate y sazonar con limón y sal.

Maru es Fundadora de Flaca Forever®. Ayuda a las mujeres Latinas a retomar el control de su salud, peso y vida. Contáctala: info@flacaforever.com.