SAN DIEGO.- Presionado por la exigencia de las comunidades de que la policía de la ciudad de San Diego cumpla major su función de prevención del delito y no incurra en perfil racial, el Concilio del Gobierno de la Ciudad de San Diego respondió que volverá a funcionar el llamado Citizen Advisory Board on Police/Community Relations (Junta de Consejo Ciudadano sobre la Relación Policía- Comunidad).

Dicho consejo operó a finales de los 90, y con el mismo se buscaría mejorar la relación entre la corporación y los sandieguinos.

Se anunció asimismo que la nueva Junta “trabajará en esfuerzo de prevención del delito, comunicación y cooperación entre la policía y el público, e informar de sus derechos y responsabilidades durante la actuación de los oficiales.

También se dio a conocer que los nuevos miembros de la Junta de Coonsejo Ciudadano examinará un estudio efectuado por investigadores de San Diego State University (SDSU) y que motivó una fuerte controversia el año pasado, al grado de que la jefa del Departamento de Policía de San Diego, Shelley Zimmerman, tuvo que salir a defender a sus elementos.

Sin embargo, no en pocas ocasiones, miembros de comunidades han cuestionado la actuación de los policías, sobre todo por lo que al uso innecesario e inmoderado de fuerza, y de agentes que han incurrido en mala conducta.

Los nombres de agentes como Anthony Arévalo, Christopher Hays, Bryce y Jennifer Charpentier, Nathan Parga, Daniel Dana, Gilbert Lorenzo y Kelvin Lujan, entre muchos otros, y los cuales fueron acusados de haber manchado, con sus acciones, el uniforme policíaco.

La nueva Junta estará integrada por 11 ciudadanos: Jay Bowser, Joe LaCava, Alex Pelayo, Norma Sandoval, Deborah McKissack, Armando King, Bob Liko, Cynthia Chasan, Brian Marvel, Rachel Alen y James Halliday.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.