SAN DIEGO.- Los residentes en el Centro de Tratamiento Renaissance de Volunteers of America (VOA por sus siglas en inglés) en National City pueden haber estado expuestos a la hepatitis A, durante un período de tiempo específico, informó la Agencia de Salud y Servicios Humanos del Condado (HHSA).

HHSA recomienda la vacunación para cualquier persona que haya residido en las instalaciones del 2300 E. 7th Street, National City en cualquier momento del 19 de junio al 21 de junio. Aquellos que ya están vacunados o que han tenido hepatitis A no necesitan la vacunación. Los residentes en otras ubicaciones de VOA no fueron expuestos.

El condado de San Diego tiene un brote continuo de hepatitis A que se ha desacelerado significativamente en 2018. Este año solo se informaron 13 de los 590 casos del brote. La mayoría de las personas que han contraído hepatitis A durante el brote han sido personas sin hogar y/o usuarios de drogas ilícitas.

“La hepatitis A se puede prevenir con la vacunación si se administra dentro de los 14 días de la exposición”, dijo Wilma Wooten, MD, MPH, oficial de salud pública del condado. “Quienes hayan estado expuestos a VOA deben conocer los síntomas de la enfermedad y buscar atención médica de inmediato si se presentan. Los adultos con riesgo de hepatitis A pueden recibir la vacuna sin costo en cualquier centro de salud pública del condado “.

La vacuna contra la hepatitis A también está disponible en muchas clínicas y farmacias locales. En el número telefónico 211 se proporciona información para ubicar un centro o clínica de salud pública del condado.

Los síntomas de la hepatitis A incluyen dolor abdominal repentino, fiebre, fatiga, diarrea, náuseas, dolor de cabeza, orina oscura, evacuaciones intestinales de color claro y vómitos, seguidos de coloración amarillenta de la piel y los ojos.

Los síntomas pueden aparecer de 15 a 50 días después de la exposición, con un tiempo promedio de un mes. La intensidad puede variar desde una enfermedad leve que dura unas pocas semanas hasta una enfermedad grave que dura varios meses.

En casos raros de infección por hepatitis A, aquellos con una enfermedad grave preexistente o un sistema inmune comprometido esta puede degenerar en insuficiencia hepática.

La mejor forma de prevenir la hepatitis A es vacunarse. Debido al brote actual, se recomienda enfáticamente a los siguientes grupos obtener la vacuna contra la hepatitis A:

-Personas sin hogar

-Usuarios de drogas ilegales

-Hombres que tienen sexo con hombres

-Personas con enfermedad hepática crónica, como cirrosis, hepatitis B o hepatitis C.

-Las personas que trabajan con, brindan servicios o limpian después de los usuarios de drogas ilegales y/o sin hogar

-Operadores de alimentos que tienen clientes adultos. Los manipuladores de alimentos no corren mayor riesgo, pero si se infectan pueden afectar a un gran número de personas. Los niños reciben vacunas de rutina para la hepatitis A, por lo que no se recomienda la vacunación para manipuladores de alimentos en las escuelas a menos que estén en un grupo en riesgo

-Cualquier persona que esté preocupada por la exposición al virus de la hepatitis A y quiera ser inmune. Durante el presente brote, la vacuna contra la hepatitis A no se recomienda al público en general

Además de los grupos anteriores, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan rutinariamente vacunas para:

-Personas con trastornos del factor de coagulación

-Las personas que realizan investigaciones de laboratorio con el virus

-Viajeros a países donde la hepatitis A es común

-Personas en contacto personal cercano con niños adoptados de países donde la hepatitis A es común.