Días de celebración han vivido los franceses desde que su selección conquistó la Copa del Mundo el domingo 15 de julio, al derrotar a la de Croacia por 4 goles a2.

Aunque los festejos no han estado ajenos a desmanes callejeros, para el país galo – agobiado por atentados terroristas- la victoria deportiva ha significado un aire fresco y una confirmación de que en las peores adversidades el país de Napoleón, Montesquieu, Diderot, Descartes y Rosseau, entre otros muchos, podrá salir adelante. Allez Allez!….Vamos, Vamos!.