WASHINGTON, D.C.- Hacía mucho tiempo que un gobierno federal estadounidense no derrochaba tanto optimismo sobre el presente y futuro que al actual, encabezado por el magnate Donald Trump.

Y así lo expresa en palabras propias: “Me enorgullece anunciar un emocionante nuevo desafío. Pedimos a las empresas y organizaciones de todo el país, que firmen nuestro Pledge to America’s Workers (Promesa a Nuestros Trabajadores)”, afirmó el Presidente.

Para ejemplificar de manera concreta, subrayó: “la economía ha vuelto rugiendo a la vida. En mayo, el desempleo cayó al 3.8%, su nivel más bajo en casi 50 años”.

Destaca en este sentido el ejecutivo federal que “el optimismo entre los empleadores, especialmente los fabricantes y las pequeñas empresas, ha alcanzado máximos históricos en los 6 meses desde que la reforma fiscal se convirtió en ley”.

Trump ejemplifica que “muchos economistas esperan que la racha ganadora continúe, prediciendo que el crecimientodel PIB del segundo semestre superará el 4 por ciento”.

Sin embargo, lo que para unos pudiera ser interpretado  como buenas noticias para la economía estadounidense y para otros un desbordado optimismo o ‘cuentas alegres’ frente a la realidad, hace un alto y una pausa para aclarar lo que podría presentarse en este camino:

Desafío y oportunidad”

“Este entorno de crecimiento de alta energía”, continuó, “presenta tanto un desafío como una oportunidad. El desafío es que las empresas deben encontrar más trabajadores  que reúnan un conjuntos de habilidades específicas para ocupar un número cada vez mayor de puestos vacantes”.

“La oportunidad es que con una capacitación más económica y relevante, muchos trabajadores estadounidenses ahora tendrán la oportunidad de avanzar en mejores trabajos que les den mayores cheques de pago”, indicó.

Señaló en este sentido que “el presidente Trump prometió hacer que el gobierno trabaje en favor los estadounidense comunes y corrientes, y el apoyo para la capacitación de la fuerza laboral es clave para esta visión”.

Hace eco

Haciendo eco a las afirmaciones de su padre, la empresaria y asesor sin sueldo de la Casa Blanca, Ivanka Trump escribió que “durante décadas, el gobierno ha tenido más de 40 programas de capacitación de la fuerza laboral en más de una docena de agencias y aún así, los resultados han sido escasos”.

En reporte difundido por la propia Casa Blanca se concluye: “Es hora de arreglar eso. En sus primeros 500 días, la Administración Trump ya ha tomado medidas para ampliar el aprendizaje; aumentar el acceso a la educación de alta calidad en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) para estudiantes de K-12; y alentar a las empresas a invertir más de lo que ganan en los trabajadores y la producción estadounidenses.