SAN DIEGO.- Un Juez federal rechazó la solicitud del gobierno federal de desestimar la demanda presentada  en contra de la representación la Comisión Internacional de Límites y Aguas, Sección Estados Unidos debido a las aguas negras o residuales que desembocan en las playas de San Diego, por el Puerto de San Diego y los gobiernos de las ciudades de Imperial Beach y Chula Vista.

Cabe recordar que durante la visita que hiciera a SANDAG, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, anticipó que en búsqueda de solución a este conflicto internacional se “iniciarán las obras de saneamiento” y aunque dichos trabajos, de acuerdo con Rosa Arce, directora del Departamento de Comunicación de la dependencia estatal, estos trabajos ya se están realizando, no precisó el avance de los mismos.

No obstante a que el gobierno federal sostiene que la IBWC no es legalmente responsable de las aguas residuales que fluyen hacia las aguas marinas desde México, los demandantes argumentan que dado que la IBWC supervisa un canal de control de inundaciones que redirige las aguas residuales  del río Tijuana en su camino hacia el Océano Pacífico, así como el agua- capturar cuencas en cinco cañones a lo largo de la frontera, la agencia es responsable de las aguas residuales que atraviesan esos sistemas.

El alcalde de Imperial Beach, Serge Dedina, quien dirigió la lucha en contra el IBWC desde que su ciudad fue golpeada con millones de galones de aguas residuales sin procesar en febrero de 2017, dijo que fue alentador escuchar al juez de distrito de los Estados Unidos Jeffrey Miller afirmar que podría ir a South Bay para ver de primera mano cómo está la situación siendo manejado.

Dedina, quien fue cofundador de la reconocida organización ambientalista Wild Coast y preside la Commision and Tildelands Advisory Commite, además de ser un gran amante del Surf,  dijo que los demandantes tuvieron una audiencia justa.

“ (Fue) una mañana muy emotiva para mí ‘’, dijo Dedina al salir de la sala de la Corte.

“Tengo recuerdos vívidos de llevar a mis hijos a la sala de emergencias. Nosotros tenemos niños pequeños aquí.  Nuestros niños se están enfermando. Nuestros salvavidas están recibiendo enfermos”, indicó.

“Ha sido un largo camino y una pelea realmente dura, y realmente significó mucho para mí, los miembros de nuestra comunidad estaban aquí para apoyar eso. Y lo diré qué, si nuestro ayuntamiento y nuestra ciudad … tienen que arrastrarse sobre vidrios rotos a través de la basura para luchar por esto, haremos eso. Nunca descansaremos hasta tener agua limpia y es por eso que estamos aquí ‘’.

El juez no indicó, sin embargo, cuándo se pronunciaría sobre si el pleito legal puede seguir adelante.

Y es que Dedina forma parte de un grupo de ciudadanos que impulsaron la construcción de la llamada Planta Binacional y hace un año se comprometieron “a colaborar con México para finalmente dar solución al problema de derrame de aguas negras que corren desde Tijuana y terminan en las playas estadounidenses” y que hizo crisis en febrero del 2017.

Fue la Comisión Internacional de Límites y Aguas, Sección Estados Unidos, cuya directiva formada por 11 miembros en San Diegoy renovada el 1 de marzo de este año, quien recibió la herencia de “los compromisos” no cumplidos por ambas partes: La Comisión Internacional de Límites y Aguas de Estados Unidos y su contraparte mexicano: el CILA.

Resuena en el ambiente también el hecho de que el Presidente Donald Trump advirtiera de un eventual recorte del 30% a la Agencia de Protección Ambiental, uno de los asuntos que preocupan a las autoridades en esta material por parte de Estados Unidios y México.