SAN DIEGO.- En los años recientes, en todo el mundo han habido brotes de sarampión y tos ferina, enfermedad por la cual una bebé de cinco semanas de San Diego falleció en 2016. Y alrededor del planeta se siguen enfermando menores de edad también por paperas.

En casi cuarenta años, Estados Unidos registra un saldo blanco de casos de polio. Esto se debe a que la enfermedad fue eliminada en el país en 1979.

Por el contrario, la viruela una vez mató al 35 por ciento de sus victimas dejando cicatrices y ceguera en otras personas. El padecimiento fue erradicado en todo el mundo en 1980.

Estas enfermedades, muertes y discapacidades se redujeron gracias a las vacunas que acaban con las infecciones.

Agosto es el Mes Nacional de Concientización sobre Inmunización y la Agencia de Salud y Servicios Humanos del condado le recuerda a la población y específicamente a los padres de familia que lleven a vacunar a sus hijos para evitar contagios y se desarrollen enfermedades.

Los padecimientos que se pueden prevenir a través de la vacunación no son tan comunes en este país, a excepción de la influenza, para la cual se recomienda que se aplique una vacuna para todos los niños a partir de seis meses en adelante.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades hacen hincapié en que los niños se vacunen contra 16 enfermedades.

De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades cuando los menores de edad se vacunen, se evitarán 381 millones de enfermedades, alrededor de 25 millones de hospitalizaciones y 855 mil muertes.

La oficial adjunta de salud pública del condado, Sayone Thihalolipavan, dijo que gracias a la vacunación muchos padres no han tenido que vivir las consecuencias devastadoras por las enfermedades que podrían tener sus hijos. “Las vacunas son la herramienta más importante que tenemos en salud pública.

“Los padres deben asegurarse de que sus hijos tengan todas las vacunas recomendadas para protegerlos y proteger a quienes los rodean”, señaló la oficial.

Thihalolipavan agrega además que para quienes todavía dudan de que las vacunas sean seguras y efectivas, estas pasan por un proceso riguroso de aprobación por científicos, médicos y el gobierno federal. Por esta razón es sumamente importante que se continúe vacunando a los niños para evitar que se enfermen.

Las recomendaciones de aplicación de las vacunas son las siguientes:

-Los menores de cuatro a seis años de edad deben aumentar la dosis de cuatro vacunas: DTaP (difteria, tétanos y tos ferina), varicela, MMR (sarampión, paperas y rubéola) y polio.

– Los preadolescentes y adolescentes requieren una vacuna de refuerzo Tdap para protegerlos contra el tétanos, la difteria y la tos ferina.

– Se recomienda también que los adolescentes se vacunen contra el virus del papiloma humano y la enfermedad meningocócica. Para esta última se sugiere una vacuna al año contra la gripe para todos los niños de seis meses en adelante.

Los padres de familia pueden obtener las vacunas para sus hijos a través de su proveedor médico habitual. Para aquellos que cuenten sin seguro médico pueden vacunarlos en un centro de salud público del condado gratuitamente. Igualmente, las farmacias minoristas locales ofrecen algunas vacunas por un cierto precio.

Para obtener más información sobre las vacunas requeridas para el próximo regreso a clases llame a la División de Inmunización de la Agencia de Salud y Servicios Humanos del condado al (866) 358-2966.

También puede visitar el sitio de Internet sdiz.org. Y para encontrar el centro de salud pública o la clínica comunitaria más cercana a su domicilio puede llamar al 2-1-1.

Recuerde que el tiempo es vital para que su hijo padezca o no una enfermedad y tenga consecuencias graves. Investigue y vacune a su hijo lo mas pronto posible para que ellos y usted tengan un regreso a clases y una vida sana y feliz.