SAN DIEGO.- Se dice que con la salud no se juega y cuando se trata de adquirir medicamentos para hacerle frente a una mala pasada de nuestro cuerpo siempre buscaremos la mejor opción. Hoy en día, sin embargo, la industria farmacéutica ofrece una gama amplísima dónde escoger.

La duda muchas veces surge cuando tenemos que decidir entre comprar medicamentos de marcas reconocidas y los conocidos como genéricos.

El especialista en medicamentos, Aravinda Thatte, explica que cuando se trata de productos recetados, es posible que no haya tanta diferencia entre los de marca y genéricos que se comercializan.

De hecho, aparte del costo, puede que no haya ninguna diferencia.

“Un medicamento genérico es igual a uno de marca ya comercializado en forma de dosificación, seguridad, fuerza, vía de administración, calidad, características de rendimiento y uso previsto”, dice el doctor Thatte, farmacéutico de Sharp Rees-Stealy. “En otras palabras, un medicamento genérico tiene que demostrar la bioequivalencia, lo que significa que funciona de la misma manera y proporciona el mismo beneficio que su versión de marca”.

Según Thatte, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) lleva a cabo revisiones rigurosas antes de aprobar medicamentos genéricos para garantizar que funcionen de la misma manera que sus medicamentos de marca correspondientes.

Cualquier diferencia entre ambos es médicamente insignificante y está regulada por la FDA.

“A veces, los pacientes pueden sentirse confundidos cuando descubren que un medicamento genérico se ve diferente al nombre de marca que tenían antes”, dice Thatte. “Las preguntas obvias que siguen son si es lo mismo y si funciona de la misma manera, sin efectos secundarios no deseados”.

Para recibir la aprobación de la FDA, el ingrediente activo (lo que hace que el medicamento sea efectivo) debe ser igual en el medicamento genérico que el medicamento de marca. Los fabricantes de medicamentos genéricos también deben presentar evidencia para demostrar que funcionan de la misma manera dentro del cuerpo humano para producir el mismo efecto clínico que el medicamento de marca.

Cuándo elegir el medicamento de marca

Algunos medicamentos tienen un índice terapéutico estrecho, lo que significa que pequeños cambios en la dosis o la potencia pueden dañar al paciente. Otros medicamentos pueden necesitar un ajuste de dosis muy fino durante un período de tiempo para producir el beneficio clínico deseado.

En estos casos, cambiar un medicamento de marca a un medicamento genérico puede generar resultados no deseados. Su farmacéutico puede ayudar a decidir si es prudente continuar el medicamento de marca o si es seguro cambiar a una alternativa genérica.

“Los farmacéuticos son los profesionales de la salud más accesibles que tienen toda la información necesaria sobre los medicamentos y sus ingredientes activos”, dice el Dr. Thatte. “Los pacientes siempre deben contactar a sus farmacéuticos con preguntas sobre su prescripción e incluso medicamentos sin receta para asegurarse de que reciben lo que se destina a su terapia”.