HOUSTON, TEXAS.- Con su victoria por 11 carreras a 2 y la barrida en 3 juegos consecutivos sobre los Indios de Cleveland, los Astros de Houston, campeones de 2017,  esperaban al ganador entre los Yanquis de Nueva York y los Medias Rojas de Boston, se proyectaba como uno de los equipos que podrían estar disputando la serie mundial y la cual arranca el próximo 23 de octubre.

Los campeones de la división oeste de la Liga Americana lucieron con un tremendo poder en todos los departamentos importantes: bateo, pitcheo y defensiva y con altas probabilidades de repetir su hazaña del año pasado, cuando derrotaron en siete juegos a Dodgers de Los Angeles.

Aunque no se había definido, porque la pelota es redonda y en el beisbol no hay nada escrito hasta que no cae el out 27,  existían altas probabilidades de que la serie mundial se diera en los Astros de Houston y los Cerveceros de Milwaukee, que son los que lucieron más contundentes, sin descartar a Los Medias Rojas de Boston, Los Bravos de Atlanta, Los Yanquis de Nueva York o los Dodgers de Atlanta, que este año tuvieron estupendas temporadas.

En cuanto a la serie de la división este entre Medias Rojas de Boston y Yanquis de Nueva York, la situación lucía bastante pareja, pues es sabido el poder de los llamados mulos del Bronx, pese a haber entrado a los Play Offs como “comodín” o invitado de última hora.

Los Dodgers de Los Angeles se enfrentarán a los Cerveceros de Milwaukee, que llegan con muy buenos números en temporada regular y postemporada.