SAN DIEGO.- De acuerdo a la última encuesta anual de Conducta de Riesgo Juvenil de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades uno de cada 14 jóvenes en Estados Unidos pensó suicidarse.

El suicidio es un tema de salud preocupante particularmente para la región de San Diego dado a que cada vez son más los jóvenes locales que en algún momento se plantean arrebatarse la vida.

El Programa de Recursos para Padres (PRP, por sus siglas en inglés) de la Fundación Jason informa que la mayoría de las personas desconocen el peligro que representa que los jóvenes tengan tendencias suicidas.

Por esta razón, el programa PRP proporciona información basada en la concientización y educación para los padres de familia, maestros, entrenadores, trabajadores juveniles y jóvenes.

La fundación indica que reconociendo los signos de alerta y sabiendo cómo actuar frente a una situación de peligro, se puede prevenir el suicidio juvenil.

El Programa de Recursos para Padres brinda elementos para identificar los cambios de comportamiento de los hijos que pueden asociarse con pensamientos suicidas.

Igualmente, la institución proporciona técnicas e información para ayudar a los padres frente a situaciones que pongan en riesgo a los jóvenes.

Algunos de los temas que puede encontrar en el sitio de Internet de PRP son: estadísticas de suicidio juvenil, mitos comunes del suicidio, señales de preocupación, grupos de mayor riesgo, factores de riesgo y factores de riesgo elevados, lo que un padre puede hacer, normas, recursos para asistencia y seminario de padres y comunidad.

Al suicidio se ha convertido en una “epidemia silenciosa” y reclama un promedio de 100 vidas jóvenes por semana en la nación y nadie puede sentirse libre de ese peligro.

La Fundación Jason se formó después del trágico suicidio de un muchacho de 16 años que aparentemente llevaba una vida feliz. En una carta su padre, Clark Flatt, describe que el menor llevaba muy buenas calificaciones en la escuela, practicaba deporte, era activo con sus amigos y siempre le gustaba probar cosas nuevas.

El padre señala que su hijo amaba la vida, aparentemente, hasta que el 16 de julio de 1997 fue una víctima más de la “epidemia silenciosa”.

Algunas de señales de alerta pueden ser declaraciones directas como: “Estaría mejor muerto”, “No te molestaré más”, Estarías mejor sin mi cerca” y “Odio mi vida”.

Sin embargo, también existen las declaraciones indirectas o no verbales que la persona externa a través de mensajes de texto y redes sociales.

Una persona que tiende a suicidarse también puede manifestarlo escribiendo ensayos u obras de arte sobre la muerte o el suicidio. Y otro signo de alerta es la depresión por haber perdido a un ser querido, un trabajo o una relación.

Para conocer más sobre cómo identificar a una persona con tendencias suicidas y cómo ayudarlo se puede ingresar a la página de la Fundación Jason: jasonfoundation.com. Esto podría salvar la vida de un ser querido.