SAN DIEGO.- Los casos de cáncer de ojo se presentan poco, sin embargo, cuando surge el problema puede ser grave. Las causas que lo desencadenan son el color de ojos, los lunares y un sistema inmune débil. Los niños son los que experimentan más este padecimiento pero no excluye a los adultos.

Este cáncer en los adultos suele afectar el lado externo del ojo y los párpados y en los niños se presenta en las células de la retina. Si el problema no se atiende a tiempo y debidamente puede avanzar a otras partes del cuerpo como el hígado.

Existen dos tipos de cáncer de ojo. Cuando comienza en el interior del globo del ojo se denomina cáncer intraocular. Estos cánceres son más comunes en adultos y se les conoce como melanoma y linfoma.

Tener una edad avanzada y la piel clara puede aumentar el riesgo de padecer melanoma ocular.

El cáncer de ojo que experimentan más niños es el retinoblastoma, que se forma en las células de la retina.

Este tipo de cáncer se presenta en los menores de edad con antecedentes familiares de la misma enfermedad. Los afectados tienen que realizarse exámenes oftálmicos para determinar el padecimiento.

El color de los ojos es una de las causas que desencadena cáncer de ojo, en particular quienes tienen una tonalidad clara corren mayor riesgo.

Igualmente, los lunares representan un peligro. Las personas que tienen lunares anormales en la piel o manchas cafés en la capa media del globo ocular tienen el riesgo de padecer melanoma.

Tener un sistema inmune débil puede ser otra causa que debe ser atendida oportunamente. Si tiene las defensas bajas, padece una enfermedad mortal, o si se les trasplantó un órgano, puede desarrollar linfoma del ojo.

Los síntomas que puede presentar un menor de edad o adulto con cáncer de ojo son: que le cambie el color del iris, enrojecimiento y dolor en el ojo, ojos saltones, visión borrosa y deficiente y defectos en el iris o la conjuntiva.

La persona podría no presentar síntomas, por lo que es sumamente importante estar atento de los cambios mínimos o tener una reacción anormal en los ojos.

Existen distintos tipos de tratamientos para el cáncer de ojo. El portal de Internet cancer.org detalla que dependiendo el tipo de cáncer y de la etapa en que se encuentre, el médico indicará el tratamiento adecuado para el paciente.

La primera terapia es la radiación. Sin embargo, si el cáncer es muy pequeño puede no llegar a necesitarla.

Después está el tratamiento con láser, donde los rayos de luz enfocados en el problema calientan y eliminan las células cancerosas.

Dependiendo en qué parte del ojo se encuentre el cáncer y qué tan grande es, se puede optar por cirugía. Con esta operación se tratan algunos melanomas.

Otros tratamientos son quimioterapia, medicamentos y la inmunoterapia.

Si nota alguna incomodidad o un cambio acuda al médico para que le haga un diagnóstico.

Algunos consejos para evitar que sus ojos se dañen son protegerse del sol en las horas pico, usar gafas con filtros ultravioleta y utilizar sombreros grandes que le cubran el rostro.