CHULA VISTA.- Por vez primera en la historia, las dos ciudades de California más próximas a la frontera con México, cuentan con dos alcaldesas latinas, Mary Casillas-Salas, de Chula Vista y Alejandra Sotelo-Solís, (recién electa), ambas de ideología Demócrata.

Pero además lo relevante es que ambas, el pasado 4 de diciembre, enviaron una enérgica carta al presidente Donald Trump, en la que expresan su desacuerdo ante la falta de recursos para el procesamiento de las solicitudes de asilo de los migrantes.

“Estamos escribiendo para expresar nuestra preocupación y enojo por la situación que tu haz creado en la frontera Estados Unidos-México, debido a la falta de recursos dirigidos al procesamiento de los solicitantes de asilo”, indican.

“Motor económico clave”

Precisan en la misiva que “esta frontera está integrada social y culturalmente y representa un motor económico clave. En 2017, $558 billones fluyeron en la frontera Estados Unidos-México; (además de que) México es el tercer mayor socio comercial y es el primero o segundo para 26 de los 50 estados” (de la Unión).

Por lo tanto, agregan, “cualquier acción de cierre de la frontera resultará en un daño irreversible que amenaza hundir la economía de Estados Unidos en recesión”.

Los datos duros

Luego pasan a ofrecer datos que confirman la importancia de esta zona fronteriza, pues señalan la región conocida como CaliBaja (El Sur de California y Norte de Baja California), generan anualmente $230 billones, cantidad que, afirman, supera las economías de muchos países.

Señalan en el mismo sentido que por esta región fronteriza cruzan, (diariamente), 63 mil peatones, 120 mil vehículos y 6 mil unidades de carga o ‘trucks’, legalmente, con el objeto de trabajar  y otros miles para realizar compras, ir a la escuela o acudir a restaurantes.

“Cientos de compañías tienen establecidas operaciones de negocios en ambos lados de al frontera, lo cual requiere de diaria interacción para conservar las líneas de producción en movimiento; además de que cientos de familias viven en Estados Unidos mientras poseen y operan negocios en México”, advierten en la carta dirigida al presidente Donald Trump.

Y alertan: “Las consecuencias económicas de cerrar la frontera serían catastróficas. Como un ejemplo, el cierre, por cinco horas el domingo 25 de noviembre del Puerto de Entrada de San Ysidro, resultó en una pérdida de más de $5 millones en ventas, sólo en los negocios de San Ysidro, pero otros negocios en ciudades como Chula Vista, National City, Imperial Beach y San Diego, también fueron afectados”.

Le piden “desplegar recursos adicionales” para agilizar proceso

“El almacenamiento de refugiados en México, justo al sur de la frontera”, continúan en su fundamentación de argumentos Casillas Salas y Sotelo-Solís,  “también es insostenible y es una crisis internacional humanitaria. Le instamos a desplegar recursos adicionales para adjudicar de manera expedita las solicitudes de asilo, aceptar a los que tienen reclamos legítimos y enviar a los países a los que se les niega el asilo”.

“Inconcebible que se niegue a reconocer esta realidad”

“Hemos crecido en la región fronteriza y somos orgullosos hijos de inmigrantes. Estamos acostumbrados a movernos libremente de un lado a otro a través de esta frontera internacional y algunos de nosotros tenemos familiares que viven en ambos lados de la frontera. Entendemos que usted es ajeno a nuestra realidad, pero nos parece inconcebible que se niegue a reconocer esta realidad”,  manifiestan convencidas.

Y le advierten desafiantes: “La historia no juzgará sus acciones favorablemente con respecto a la región fronteriza de Estados Unidos/México o la crisis humanitaria de los refugiados centroamericanos”.

De izquierda a derecha en la foto: Alejandra Sotelo-Solís, alcaldesa electa de National City, la alcaldesa Mary Casillas Salas (recién reelecta en el cargo), Regidora de National City, Mona Rios y el alcalde de Imperial Beach, Serge Dedina. Foto-Cortesía.

La alcaldesa de Chula Vista, Mary Casillas-Salas, presidió el viernes 7 de diciembre la reunión de la Asociación de Gobiernos de San Diego (SANDAG). Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.