Una propiedad abandonada en el sur de California ahora representa un techo temporal para  migrantes que huyen de situaciones de riesgo y violencia en sus países de origen y para evitar que  sean abandonados en las calles estadounidenses.

Lo que por muchos años fue un edificio de  una corte familiar, hoy funciona como albergue migrante en la ciudad de San Diego para dar alojo a quienes esperan una cita con un juez migratorio.

“Se les ofrecen servicios básicos lo que es el albergue en si un cambio de ropa, servicios médicos de emergencia obviamente alimentación y servicios como tratar de comunicarlos con sus familiares para que se trasladen de manera segura en Estados Unidos”, Esmeralda Flores, miembro de la Comisión de Derechos al Migrante de la Unión Americana de Libertades Civiles de San Diego, la ACLU por sus siglas en inglés.

ESCENARIO DE PROTESTAS

Desde la primer semana de marzo, el refugio opera las 24 horas del día en el centro de San Diego.

Por seguridad, las organizaciones civiles omiten brindar la dirección exacta del inmueble pero a pesar de esto, algunas personas han conseguido su ubicación para realizar protestas antiinmigrantes en el exterior.

“(Es) sobre todo gente que tiene información muy incorrecta de las personas que están en el albergue o la cantidad de servicios que se les ofrece”, recalcó la representante de la ACLU en San Diego.

CARACTERÍSTICAS

DE ATENCIÓN

El albergue tiene capacidad de alojamiento para 150 personas. Actualmente se encuentra con un ochenta por ciento de ocupación, la mayoría menores de edad.

Solamente son recibidos en el refugio familias migrantes o mujeres embarazadas no acompañadas.

Cada persona que acepta ser canalizada al refugio permanece en promedio de 12 a 48 horas.

PLAN PILOTO PARA MIGRANTES

A principios del año entró en vigor un plan para que los solicitantes de asilo en Estados Unidos sean devueltos a la ciudad de  Tijuana para esperar su cita con un juez migratorio en territorio mexicano, pero no todos los migrantes son reenviados al municipio fronterizo.

“ No sabemos cómo está funcionando pero los números han sido bajos recientemente pero aparte de ser un programa piloto es un programa que está actualmente en litigio para verificar que no se están violando los derechos a las personas de solicitar asilo en los Estados Unidos”, confirmó Esmeralda Flores.

RECURSOS DE OPERATIVIDAD

Cada mes, se destinan más de 400 mil dólares al refugio migrante para su operatividad.

A diferencia del resto de los albergues de la ciudad de San Diego, el refugio recibe dinero del gobierno estatal así como donaciones de organizaciones y ciudadanos.

A finales de enero de este año, la Junta de Supervisores del condado de San Diego  aprobó   el uso de la  propiedad abandonada para  utilizarla como  albergue temporal para familias migrantes que han llegado a la frontera en búsqueda de asilo político.

El proceso para la obtención de asilo en Estados Unidos puede ser largo y engorroso, porque el solicitante tiene que esperar varias semanas o meses para recibir una resolución de su caso.

Algunos son enviados a Tijuana otros permanecen en territorio estadounidense pero en ambos casos los migrantes padecen de diversas carencias.

“Se ofrecen servicios básicos, cambios de ropa, servicios médicos de emergencia y se trata de comunicar a los migrantes con sus familiares para que se trasladen de manera segura en Estados Unidos”, informó Esmeralda Flores, miembro de la Comisión de Derechos al Migrante de la ACLU San Diego. Foto Cortesía.