Las personas que han probado con el ayuno intermitente dicen que no tenían ni idea de que saltarse el desayuno los haría sentir tan bien.

La dieta del ayuno intermitente

Estudios científicos recientes parecen hallar cada vez más motivos para apoyar el ayuno intermitente como un método para adelgazar. Tal vez por ello sea una de las dietas de las que más se habla actualmente.

¿En qué consiste?

La dieta del ayuno intermitente se basa en lo que su nombre indica: ayunar durante un determinado periodo de horas. Hay dos grandes tipos de ayuno intermitente: el diario y el semanal. Es decir, ayunar unas horas cada día o hacer una reducción calórica muy grande dos días a la semana. En este artículo vamos a ver cómo hacer el ayuno diario para adelgazar.

Ayuno intermitente 16/8

Hay que ayunar cada día durante 16 horas y puedes comer durante 8 horas. Esto acaba suponiendo una reducción de unas 300 a 500 calorías diarias, se suele comer menos. Es la opción que nosotras te proponemos. Por ejemplo, si haces la primera comida a las 12, tienes hasta las 8 de la tarde para comer. En las horas que no puedes comer, sí puedes tomar ciertos líquidos que ahora te explicaremos.

¿Ataques de hambre?

Una de las cosas que más miedo da es que esta dieta despierte un apetito feroz que te empuje a acabar con todo lo que tengas en la nevera. Tranquila, basada en nuestra experiencia y especialmente en todos los estudios que avalan esta dieta, te diremos que cuando entras en las horas en las que puedes comer no te comerás todo lo que encuentres a tu paso.

El hambre se puede controlar

Para que no tengas un apetito voraz en las horas de ayuno, lo más importante es tomar comidas muy nutritivas en las 8 horas en las que comes. Pero si, aun así, en el ayuno te entran ganas de comer, recuerda que el hambre es como una ola: viene, sube, baja y se va. Es decir, no es una sensación que crece y crece. Cuando sientas hambre, toma una infusión, un café solo o un caldo de verduras, tu cuerpo se acostumbrará y el peso comenzará a ajustarse.