RAMONA, CALIFORNIA.- Menospreciados por su propia ciudad, Escondido, el Club de fútbol soccer ha demostrado de qué cuero salen más correos y le ha dado la vuelta al antiguo refrán de que “Nadie es Profeta en su tierra”.

Y es que aunque haya sido ignorado por el gobierno de y el concilio de Escondido, y se haya visto obligado a jugar en el campo Ramona High School, donde se ha dado cobijo a sus jugadores, el Club San Diego White Tigers FC continuaba brillando con luz propia en la la división Western Conference-Socal South –Division 1 de la UPSL,  donde hasta el lunes 16 de diciembre aparecía con un impresionante récord de11 victorias, 1 empate y 0 derrotas.

Después de sus recientes victorias sobre Santos (5 goles a 1) en en la Semifinal de su división a Chula Vista Rebels (por 2 a 1),  los Tigres Blancos se enfrentarán en la Final  al Club San Diego International FC, quien aparecía con 8 victorias, 2 derrotas y 2 empates, en el segundo lugar de la tabla de posiciones, pero ya sabemos que en el deporte no hay enemigo pequeño.

“A pesar de haber batallado ante tantas cosas, el equipo ha salido adelante y sigue demostrando que se puede, y aunque el equipo es de la Ciudad de Escondido, no ha contado con el apoyo ni las facilidades en su ciudad y esto nos orilló a tener que buscar opciones en otras ciudades, como Ramona, que es su casa actual”, declaró a finales de octubre de este año a El Latino San Diego su fundador y propietario, Hyun Emmanuel Yoo López.

Y orgulloso del trabajo de los jugadores anticipó: “Es un equipo muy bien balanceado y se encuentra más unido que nunca y trabajando fuerte; todo con un solo objetivo: Demostrar que en el condado norte de San Diego también hay buen fútbol, ya que es la primera vez que hay un conjunto en esa categoría (fútbol soccer semi profesional)”, afirmó entonces Yoo López.

Le deseamos al equipo y a su fundador buena suerte, pero con lo que ha hecho hasta ahora, ha sido grandioso. ¿No cree usted?.