SAN DIEGO.- El Juez de la Corte Superior de San Diego, Richard Whitney, ordenó al gobierno de la ciudad que modifique el lenguaje relacionado con la iniciativa o proyecto de  Medida de incremento en el impuesto sobre Hoteles. 

El gravamen contempla el proyecto de ampliación del Centro de Convenciones de San Diego.

Los votantes habían acusado a la Ciudad de San Diego de haber adoptado una pregunta en la boleta que no era verdadera, imparcial o transparente, pero los abogados de los votantes argumentaron con éxito que la Ciudad estaba utilizando información engañosa y sesgada en el lenguaje de la boleta electoral que evitaría que los votantes tomen decisiones informadas sobre la medida, que se presentará ante los votantes en marzo.

Eliminar la palabra “Auditor Independiente”

Concretamente, el juez eliminó la palabra “independiente” que la Ciudad había usado para describir al Auditor de la Ciudad que desempeñará un papel en la revisión del uso de los ingresos generados por el nuevo impuesto.

El juez también aclaró el lenguaje que describe el aumento de impuestos, declarando que aumentaría hasta un 13.75% para los huéspedes del hotel, una tasa impositiva que también se aplica al alojamiento nocturno en campamentos de la ciudad y otras instalaciones.

No obstante, como parte de la sentencia, el tribunal dejó a los votantes vulnerables al acordar con los abogados de la Ciudad de San Diego que una ley de protección al votante en California no se aplica a los votantes en San Diego debido a su condición de ciudad autónoma.

Eso podría alentar al Abogado de la Ciudad, al Consejo de la Ciudad y a la Ciudad de San Diego a ignorar las leyes electorales estatales destinadas a proteger a los votantes y podría erosionar los derechos de los votantes.

“Agradecemos decisión”

Andrea Guerrero, directora ejecutiva de Alliance San Diego, mostró su beneplácito por la determinación del Juez local, al señalar que “agradecemos la decisión del juez de modificar el lenguaje e informar mejor a los votantes sobre lo que se les pide que decidan. Pero estamos extremadamente decepcionados de que los funcionarios de la Ciudad de San Diego, incluidos el Ayuntamiento y el Abogado de la Ciudad, afirmen la posición de que las leyes estatales de transparencia electoral no deberían aplicarse para proteger a los votantes en San Diego”.

Consideró Guerrero en este sentido que “esta es una dirección peligrosa para una ciudad que ha intentado socavar repetidamente a los votantes. Alliance San Diego continuará explorando formas de empoderar a los votantes y proteger nuestra democracia”.

Pero….Cuestionan criterio

Por su parte, Margaret Prinzing de Remcho, Johansen & Purcell, y abogada de los peticionarios, coincidió con la directora ejecutiva de Alliance San Diego en que “nos complace que el juez se haya puesto del lado de los votantes para garantizar que el lenguaje en la medida de la boleta sea más preciso y menos sesgado. Sin embargo, es desafortunado que la decisión sugiera que la Ciudad no tiene que dar a los votantes de San Diego información importante sobre cómo los aumentos de impuestos pueden afectarlos ”.

Michael McConnell, votante y peticionario, afirmó por su lado que  “hoy, salimos victoriosos en nuestra lucha contra los hábiles políticos del Ayuntamiento que intentaron inclinar la balanza contra los votantes poniendo información engañosa y parcial en la boleta. Es esencial que los hagamos responsables. Al mismo tiempo, estamos decepcionados de que el juez dictaminó que los votantes de San Diego no merecen el mismo tipo de protección y transparencia de los votantes con derecho a otros votantes de California”.

Asimismo, Isidro D. Ortiz, votante y peticionario, consideró que “el cambio de idioma en la medida de la boleta electoral es una victoria para los votantes; demuestra que puede responsabilizar al Ayuntamiento ante los votantes de nuestras diversas comunidades”.