La gingivitis, una infección común de las encías se asoció con un mayor riesgo de obstrucción grave de las arterias grandes en el cerebro que no genera síntomas

Se asoció la enfermedad periodontal con una mayor tasa de accidentes cerebrovasculares causados por un endurecimiento de las arterias grandes en el cerebro y también con una obstrucción grave de las arterias que no genera síntomas, según la investigación preliminar que se presentó en la “Conferencia internacional sobre los accidentes cerebrovasculares 2020” de la American Stroke Association entre el 19 y el 21 de febrero en Los Ángeles, una reunión mundial para investigadores y médicos dedicados a la ciencia de los accidentes cerebrovasculares y la salud cerebral.

Dos estudios presentan la posibilidad de que el tratamiento de la enfermedad periodontal junto con otros factores de riesgo de accidente cerebrovascular pueda reducir la gravedad de la acumulación de placa arterial y el estrechamiento de los vasos sanguíneos cerebrales que pueden provocar un accidente cerebrovascular nuevo o recurrente. Sin embargo, estos dos estudios no pudieron confirmar de manera concluyente una relación de causa-efecto entre la enfermedad periodontal y el bloqueo arterial o el riesgo de accidente cerebrovascular.

“La enfermedad periodontal es una infección bacteriana crónica que afecta las estructuras blandas y duras que sostienen los dientes y se asocia con inflamación. Debido a que la inflamación parece desempeñar un papel importante en la aparición y el agravamiento de la ateroesclerosis o “endurecimiento” de los vasos sanguíneos, investigamos si la enfermedad periodontal se asocia con bloqueos en los vasos sanguíneos cerebrales y accidentes cerebrovasculares causados por ateroesclerosis de los vasos cerebrales”, indicó el Dr. Souvik Sen,  autor de ambos estudios y profesor y presidente del Departmento de Neurologia de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur.

Los investigadores examinaron a 265 pacientes (edad promedio de 64 años; un 49% blancos; un 56% hombres) que experimentaron un accidente cerebrovascular entre el 2015 y el 2017, y analizaron si la enfermedad periodontal se asoció con tipos específicos de accidentes cerebrovasculares.

Esto fue lo que descubrieron:

Los accidentes cerebrovasculares de arterias grandes debido a ateroesclerosis intracraneal fueron dos veces más habituales en pacientes con enfermedad periodontal que en aquellos sin enfermedad periodontal.

Los pacientes con enfermedad periodontal tuvieron tres veces más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que involucra vasos sanguíneos en la parte posterior del cerebro, que controla la visión, la coordinación y otras funciones corporales vitales.

La enfermedad periodontal era más común en pacientes que sufrieron un accidente cerebrovascular que involucró grandes vasos sanguíneos dentro del cerebro; sin embargo, no era más común entre aquellos que sufrieron un accidente cerebrovascular debido a la obstrucción de los vasos sanguíneos fuera del cráneo.

Las personas con gingivitis, inflamación de las encías, tenían el doble de probabilidades de tener arterias cerebrales angostas moderadamente graves debido a la acumulación de placa en comparación con aquellas que no padecen enfermedad periodontal.

“Es importante que los médicos reconozcan que la enfermedad periodontal es una fuente importante de inflamación para sus pacientes y trabajen con sus pacientes para tratar la enfermedad periodontal”, comentó Sen.

El estudio excluyó a las personas que padecen enfermedad periodontal lo suficientemente grave como para que se hayan perdido dientes.

“Estamos trabajando en un estudio actual para evaluar si el tratamiento de la enfermedad periodontal puede reducir su asociación con los accidentes cerebrovasculares”, dijo Sen.